domingo, 7 de enero de 2018

Descuento del 5% en seguro de viajes IATI

En un klotok en la selva de Borneo

Cuando estamos planificando un viaje lo primero que buscamos es qué ver en el lugar de destino, dónde comer, dónde alojarnos... pero hay un detalle que no podemos olvidarnos, el seguro de viaje. Es algo en lo que no se piensa en un principio, pero que hay que contratar si no quieres llevarte un disgusto. Nosotros siempre viajamos con IATI seguros y nos ha ido genial. Además, si contratáis el seguro a través del link anterior tenéis un 5% de descuento. De todas formas, ahora os voy a dar unas cuantas razones para viajar con seguro y que sea de IATI.

Por qué viajar con seguro de viaje

Reconozco que en nuestro primer viaje fuera de Europa viajamos sin seguro, y el destino era ni más ni menos que la lejana China. Ahora lo pienso y fue una completa locura. Si nos llega a pasar algo allí estábamos completamente vendidos. En un país en el que apenas conseguíamos comunicarnos de forma básica, a ver cómo les dices que estás enfermo, que te duele aquí o allá... En fin, al final tuvimos bastante suerte de que "todo fuese bien". Bueno, todo, lo que se dice todo, no. Debido a los gélidos aires acondiciones de los casinos de Macao, tanto Lena como yo, nos pusimos malos. Incluso con algo de fiebre. El problema es que cuando fuimos a China estaba en pleno apogeo la gripe aviar. Este hecho hizo que las autoridades chinas realizasen controles de temperatura a todas las personas que tuviesen la intención de ingresar al país. Al ir de Macao a China pasabas por un puesto fronterizo, así que si a uno de los dos le daba alguna décima, íbamos a tener problemas bastante serios. Por suerte, los dos pasamos el control sin problemas. ¿Te imaginas la situación si uno de los dos no puede pasar por fiebre? No hubiésemos tenido ninguno de estos quebraderos de cabeza si hubiésemos contratado un seguro y nos hubiésemos ido al médico a que nos diesen un antigripal, paracetamol o similar.

En moto por Bali

Pero no hay que irse a casos tan extremos como el que coincida una pandemia de gripe aviar con controles de temperatura en las fronteras del país que vas a visitar para tener que contratar un seguro. Para nosotros, las razones más comunes que tenemos para contratar un seguro de viaje son:

  • Por no arruinarte si tienes un problema médico. Sí, tal cual, arruinarte. En España estamos acostumbrados a tener atención médica gratuita, pero en la mayoría de los países tienes que pagar por este servicio si no cuentas con un seguro médico. Algunos ejemplos son: ambulancia en EEUU (1.500 €), apendicitis en EEUU (48.000 €), caída con lesión en México (14.800 €), paludismo en Camerún (44.700 €), obstrucción intestinal en Chile (12.000 €)... Son cifras que asustan un poco.
  • No solo importan las cuestiones médicas, sino también tener cobertura ante robos. Es algo que puede pasar y que desgraciadamente a nosotros nos ha pasado. El mal trago no te lo quita nadie, pero al menos recuperas el valor de lo que te robaron.
  • Otro tema a tener en cuenta es pérdida o demora de entrega del equipaje. Por ahora siempre hemos visto nuestras maletas aparecer por la cinta transportadora. Puede pasar y con el seguro de viaje, tienes cubierta la compra de artículos de primera necesidad, una indemnización... Lo mismo ocurre si tu transporte se demora más de lo debido, recibes una compensación económica.

Por qué elegir IATI

Nosotros llevamos usando IATI durante muchos años y nuestra experiencia con ellos ha sido siempre de 10. Hay que tener en cuenta que es una correduría de seguros que tiene muchísimos años de experiencia, se fundó en 1885, y que se ha especializado en viajes. Esto hace que los productos que ofrecen sean variados y ajustados a diferentes perfiles de viajero, presupuestos y destinos; cosa que otras aseguradoras no ofrecen.

Dando de comer a un ciervo en Nara, Japón

Para nosotros, los principales puntos en los que destaca IATI son:

  • Los seguros tienen un muy buen precio y las coberturas son realmente amplias. Otras aseguradoras que hemos mirado ofrecen seguros que, o bien tienen menores coberturas por un precio mayor, o tienen coberturas mayores que no necesitamos por un precio bastante elevado.
  • La atención es en español y las 24 horas. Las llamadas las puedes hacer a cobro revertido o hacerla de manera normal y ellos te devuelven el dinero de la llamada (como fue nuestro caso). No tardan nada en atenderte y la misma persona se encarga de tramitar todo lo necesario.
  • Si el motivo es que tienes que recibir atención médica, no tendrás que adelantar dinero. Ellos se encargan de los trámites y el pago. Con ciertos seguros tú tienes que adelantar el dinero y tras enviar la documentación pertinente, te hacen la devolución del mismo. Puede parecer una tontería, pero más de un viajero no tendría dinero suficiente para pagar una operación en un país como EEUU o Japón, y eso puede ser un problema serio.

Qué seguro IATI elegir

La pregunta del millón, ¿qué seguro de viaje elegir? Pues la respuesta, como ocurre muchas veces, es "depende". Depende del destino, de lo que vayas a hacer y de tus necesidades. Os comento las opciones que tenéis:

En el desierto del Sahara de Marruecos
  • IATI Básico: es el seguro más barato y también el que tiene menor cobertura. En nuestra opinión, por la diferencia de precio tan pequeña, nos quedamos con IATI Estándar.
  • IATI Estándar: es el seguro que normalmente contratamos. Tiene una buena cobertura médica y también incluye otras cosas que el IATI Básico no tiene. Éste lo contratamos para el viaje a Marruecos o a Indonesia, por ejemplo.
  • IATI Estrella: este seguro tiene una gran cobertura médica y es el aconsejable para países donde los costes son muy elevados como EEUU. Nosotros lo hemos contratamos para nuestro viaje a Kenia.
  • IATI Mochilero: este seguro tiene una mejor cobertura médica que el IATI Estándar y además incluye coberturas especiales para actividades de aventura como rafting, buceo... que normalmente no están incluidas. Nosotros lo contratamos para nuestro viaje a Costa Rica.
  • IATI Familia: si viajes con niños este es el mejor seguro. Un buen precio y además incluye ciertas coberturas enfocadas a niños como pediatría telefónica, asistencia inmediata de urgencia para los niños...
  • IATI Bloggers y Grandes Viajeros: si pasas un gran parte del año viajando, este seguro tiene buenas coberturas por un gran precio.
Haciendo canopy en Costa Rica

Nuestra experiencia con IATI

Hemos contratado seguro de viaje con IATI en un montón de ocasiones. Por fortuna, nunca lo habíamos tenido que utilizar hasta el viaje de Vietnam. Fue durante el tercer día en el país, mientras estábamos dando un paseo por Ho Chi Minh haciendo unas fotos, cuando ocurrió todo. De repente, apareció por la acera un hombre montado en una moto y, mientras empujaba a Lena, le pegó un tirón robándole el móvil. Ya os contaremos más detalles de cómo se desarrollo todo, de cómo es la policía vietnamita, etc. cuando hablemos de ello en el diario de viaje de Vietnam.

En las calles de Ho Chi Minh

El trato que nos dio IATI por teléfono fue genial. En esos momentos estás bastante nervioso y unas palabras tranquilizadores que te digan lo que debes hacer ayudan mucho. Al final, siguiendo los pasos que nos comentaron, pudimos recuperar el dinero que nos había costado el móvil, que no era precisamente de los baratos. Por eso, desde nuestra experiencia, solo podemos tener buenas palabras de IATI.

Si vosotros también os decidís por utilizar IATI recordad que si lo contratáis desde el siguiente enlace tenéis un 5% de descuento y nosotros nos llevamos una pequeña ayudita.

viernes, 29 de diciembre de 2017

Opinión del hotel Cloud Forest Lodge en Monteverde

Habitación del Cloud Forest Lodge en Monteverde

Monteverde es uno de los bosques nubosos más conocidos de Costa Rica, tanto por su belleza natural, como por las actividades de aventura que puedes realizar allí. De hecho, por esta zona es donde la gente suele realizar tours de canopy (tirolinas entre los árboles) o paseos por puentes colgantes por el dosel arbóreo, cuando visita el país. Es una zona de montaña, de tiempo cambiante, de un verde intenso que enamora a todo aquel que la visita y la guste la naturaleza.

Teníamos claro que a la hora de elegir un hotel en Monteverde queríamos dos cosas, que estuviese integrado en la naturaleza y que no estuviese dentro de una ciudad, aunque sí cerca. La primera condición es obvia, con un entorno así queremos aprovecharlo desde el desayuno hasta que nos vayamos a dormir. Para nosotros es muy importante poder disfrutar de la tranquilidad y la belleza de un entorno así a todas horas. No todos los días uno se despierta en un lugar tan bonito. En cuanto a la segunda, preferíamos optar por un lugar que estuviese fuera de un núcleo urbano, para conseguir esa paz y contacto con la naturaleza que queríamos. Pero tampoco deseábamos que estuviese lejos, y así poder beneficiarnos de las ofertas de ocio y servicios que ofrece un pueblo o ciudad cuando quisiésemos.

Entre todos los alojamientos que buscamos había un hotel que cumplía estas condiciones, el Cloud Forest Lodge. Un hotel compuesto de cabañas de montaña, un lugar cálido, integrado en la naturaleza y con una gran conciencia ecológica.

El ecolodge, su entorno y sus servicios

Cloud Forest Lodge se encuentra cerca de Santa Elena, la localidad más grande de Monteverde y donde se encuentra una gran cantidad de oferta de turismo activo y naturalista. Cerca de aquí se encuentra las zonas más importantes para hacer canopy, paseos por el dosel arbóreo, un ranario, jardín de orquídeas... y a tan solo 10 minutos de la Reserva de Monteverde. Además, tiene la ventaja de estar a menos de 5 minutos en coche de Santa Elena. Lo suficientemente cerca para ir allí a comer o para realizar cualquier actividad, pero también lo suficientemente separado como para disfrutar de la naturaleza tranquilamente.

Naturaleza cercana al Cloud Forest Lodge en Monteverde

El lodge cuenta con un total de 29 hectáreas de bosque nuboso con las que disfrutar de noche y de día. Ya que en su interior se han habilitado varios senderos de distinta longitud que puedes recorrer por tu cuenta y de manera gratuita. Nosotros caminamos por todos ellos y si los recorres todos de una sola vez puedes tardar hasta varias horas. Una verdadera gozada. Durante el recorrido se ven enormes árboles centenarios y dependiendo de tu vista y suerte, puedes ver monos carablanca, monos aulladores, colibríes, pizotes y un montón de especies más. Además, cuentan con unas instalaciones de canopy y puentes colgantes entre los árboles. De hecho, fue aquí donde se instaló por primera vez en todo el mundo la infraestructura para turistas para realizar canopy y paseo por puentes colgantes entre árboles. Después, se extendió al resto de Monteverde y otras zonas del país.

Hilera de cabañas del Cloud Forest Lodge en Monteverde Terraza del restaurante del Cloud Forest Lodge

En cuanto a las instalaciones, todas las habitaciones se distribuyen en cabañas de madera ubicadas cerca del aparcamiento. El complejo también cuenta con un edificio principal donde se encuentra la recepción y el restaurante donde sirven los desayunos, comidas y cenas. En la terraza del restaurante tienen una terraza con unas vistas preciosas, pero de esto ya hablaré después.

Habitación

Todas las habitaciones se encuentran ubicadas en cabañas, dos habitaciones por cabaña. La entrada es un tranquilo porche con un banco en el que sentarse a contemplar la naturaleza del bosque. Pese a estar pared con pared con otra habitación no oyes a tu vecinos en ningún momento, el aislamiento es muy bueno. Otro indicador del buen aislamiento de la estancia es que no cuenta con calefacción ni aire acondicionado, ni tampoco lo echamos en falta. Un punto más por el cuidado del medioambiente.

Porche a la entrada de la habitación

Lo primero de lo que te das cuenta cuando entras en la habitación es la altura y amplitud de la misma, es enorme. Pero si el tamaño de la habitación ya es considerable, el de la cama es descomunal. Y además es muy cómoda. La habitación tiene un estilo rústico que se ve tanto en los detalles, como en el recubrimiento de madera de paredes y techo. Otro detalle que le da un toque con mucho encanto a la estancia es que hay algunos candeleros de pared distribuidos por la habitación, por si se va la luz o se quiere tener una iluminación más especial. Todo ello hace que la estancia desprenda esa calidez que esperas en un alojamiento de montaña.

Cafetera en la habitación del Cloud Forest Lodge Velas en el interior de la habitación del Cloud Forest Lodge en Monteverde

En cuanto al mobiliario, la estancia cuenta con una cama, dos mesitas de noche, un armario compuesto de un perchero y unos estantes en el que también hay una caja fuerte, un sofá y un escritorio en el que se encuentra una cafetera con café, té y azúcar a nuestra disposición y totalmente gratis.

Cama del Cloud Forest Lodge Sofá y escritorio del Cloud Forest Lodge

El cuarto de baño es de tres piezas: lavabo, inodoro y ducha. Además también disponemos de secador y amenities a nuestra disposición. Al igual que el resto de la habitación, todo estaba perfectamente limpio.

Baño de la habitación del Cloud Forest Lodge

Restaurante

El Cloud Forest Lodge cuenta con restaurante propio en el que sirven los desayunos (incluidos en el precio de la habitación), aunque también puedes comer y cenar allí mismo. Lo bueno del restaurante es que tiene una preciosa terraza cubierta desde la que puedes ver a un montón de aves cerca de ti; sobre todo a primera hora que es cuando ponen fruta en lo comederos. Allí fue donde vimos a nuestro primer tucán del viaje, un tucán esmeralda. También hay otra zona en la que tienen comederos de colibrís, en las que vimos un montón de ellos durante nuestra estancia. Vamos, que el restaurante, y sobre todo la terraza, no solo es un lugar para comer, también es una gran opción para relajarse y disfrutar del lugar.

Terraza cubierta del Cloud Forest Lodge Pájaros en los comederos del Cloud Forest Lodge
Restaurante del Cloud Forest Lodge
Tucán esmeralda en los comederos del Cloud Forest Lodge Terraza exterior en el Cloud Forest Lodge

Para desayunar puedes elegir entre tres opciones: el desayuno continental que consta de un plato mixto de frutas tropicales y tostadas con mantequilla y mermelada; el desayuno costarricense en el que te sirven gallo pinto, tortillas, plátanos maduros, queso y huevos al gusto; o el desayuno americano que consta de un plato de frutas tropicales, granola casera, tostadas con mantequilla y mermelada y huevos al gusto. Todos los desayunos van acompañados de café o té. Además también puedes pedir extras como huevos, bacon, yogurt u otros por un precio adicional. Nosotros siempre nos pedimos el desayuno americano, riquísimo y de buena cantidad.

Desayuno del Cloud Forest Lodge Lena desayunando en el Cloud Forest Lodge

También cenamos allí la primera noche. Lena se pidió el especial de ese día, pollo a la naranja (24,60 USD que son unos 20,70 €), y yo una corvina con salsa de palmito (17,22 USD que al cambio son unos 14,50 €). Ambos platos estaban deliciosos.

Pollo a la naranja en el restaurante del Cloud Forest Lodge Corvina con salsa de palmito en el restaurante del Cloud Forest Lodge

El personal

El personal del hotel fue muy amable con nosotros y siempre dispuestos a ayudarnos. Además, tuvimos varias conversaciones con algunos de ellos de las que aprendimos un montón sobre la historia de Costa Rica y de Monteverde en particular. Nos explicaron como los cuáqueros, unas buenas políticas ecológicas, acompañadas de la concienciación de los habitantes del país ha conseguido que Costa Rica haya recuperada grandes extensiones de bosques perdidos décadas atrás.

Actividades

En Monteverde se pueden hacer un montón de actividades de aventura. De hecho mucha gente incluye este lugar en su itinerario por el país solo por este motivo. Lo bueno de este hotel es que puedes realizar varias de ellas allí mismo, en la enorme extensión de terreno con la que cuentan.

Senderos del hotel

Hay varios senderos que discurren por el bosque nuboso que tiene el hotel en sus dominios. En total, si recorres todos ellos, tardas algo más de dos horas. Nosotros caminos por todos ellos y nos encantaron, no solo por la belleza del propio bosque sino porque también puedes ver unos cuantos animales. En nuestro caso nos tiramos un buen rato disfrutando de una familia de monos carablanca mientras cenaban subidos en las ramas de los árboles. No había nadie alrededor, solo estábamos nosotros, ellos y un apacible silencio.

Enorme árbol en los senderos del Cloud Forest Lodge en Monteverde
Alberto en los senderos del Cloud Forest Lodge Lena en los senderos del Cloud Forest Lodge
Paseo nocturno

En el mismo hotel puedes contratar un tour nocturno que discurre por parte de los caminos de los que os hablaba antes. Durante estos tours puedes ver, según la suerte que tengas, perezosos, pizotes, ranas, arañas, pájaros o insectos de varios tipos. A diferencia del paseo por el sendero, esta actividad, en la que vas junto a un guía, tiene un coste de 15 USD (unos 12,60 €).

Rana en un tour nocturno del hotel Cloud Forest Lodge Oruga vista en un tour nocturno del hotel Cloud Forest Lodge
Canopy

Hacer canopy en Monteverde es algo que tienes que hacer sí o sí si te gusta mínimamente la aventura, y sino también porque es muy divertido. Esta actividad se ha extendido de Monteverde al resto de Costa Rica y de allí, a muchas otras partes del mundo. Pues bien, la primera compañía dedicada al turismo del canopy en todo el mundo se creó allí mismo en 1994, en el recinto del hotel y se llama The Original Canopy Tour Monteverde™. Si estás interesado puedes hacer un tour por 45 USD por persona (unos 37,80 €). Además también se organizan hay actividades de paseo entre el dosel árboreo.

Interior de un árbol en el Cloud Forest Lodge

Conclusión

Tanto el hotel como la zona nos encantaron. De hecho, cambiamos nuestra ruta inicial por pasar una noche más allí. Es un hotel que recomendaríamos sin dudarlo para todos aquellos que quieran pasar una o varias noches en Monteverde rodeados de naturaleza.

Lo bueno: el entorno, los senderos que tienen habilitados, poder disfrutar de todos esos pájaros durante el desayuno, la cabaña y en especial la cama, el desayuno...

Lo malo: si bien la cena estaba riquísima, nos pareció un pelín cara. Pero si quieres algo de calidad, este restaurante es una muy buena opción. La wifi en la habitación era algo inestable, cosas del bosque nuboso.

Datos prácticos

Nombre: Cloud Forest Lodge.

Dirección: 1km este y 1.8km norte del centro de Santa Elena, del BCR 1.8 KM, 60109 Monteverde, Costa Rica.

Si quieres ver el mapa en otra pestaña haz clic aquí.

Precio: unos 90 € por habitación doble, impuestos incluidos.

Wifi: Sí, tanto en la habitación como en el restaurante.

Desayuno: Sí, incluido.

Servicios: WiFi gratuita, restaurante, caminos para hacer senderismo, actividades de aventura dentro del hotel, servicio de lavandería...

Reservas: se puede realizar la reserva a través de portales conocidos como booking o a través de la propia página del Cloud Forest Lodge.

Todo lo que he comentado en este artículo es fruto de nuestra experiencia personal y no ha sido distorsionado en ningún momento por nadie ajeno al blog, ni por intereses de terceros. Si os ha gustado la entrada compartidla en las redes sociales y dejadnos un comentario y si no os ha gustado pues haced lo mismo ;).



Índice:

Preparativos e información útil
Alojamiento

domingo, 24 de diciembre de 2017

Opinión del resort Tulemar Bungalows & Villas en Quepos (Manuel Antonio)

Playa de Tulemar

La mayoría de gente que visita el Parque Nacional de Manuel Antonio se aloja en la localidad de Quepos. ¿Por qué? Sencillo, es la localidad que se encuentra a las puertas del parque, tiene un montón de servicios y una gran variedad de alojamientos entre los que elegir.

Ya tenemos la localidad donde buscar nuestro hotel, ahora solo queda elegir uno de toda la oferta que hay. Cada vez más en nuestros viajes, y en Costa Rica fue una condición con mucho peso, buscamos alojamientos que nos ofrezcan algo diferente, algún punto que te haga disfrutar también del alojamiento y no solo sea un lugar en el que dormir. En este caso los buscábamos que tuviesen una estrecha relación con la naturaleza, o bien que estuviesen integrados en ella o bien que se pudiesen hacer actividades al aire libre en su recinto. Al fin y al cabo, nuestra razón principal para visitar este país era disfrutar de su naturaleza.

Pues bien, el alojamiento que escogimos para visitar el Parque Nacional de Manuel Antonio fue el Tulemar Bungalows & Villas. Un lugar perfectamente integrado en la naturaleza, tranquilo y en el que puedes tanto disfrutar de un baño en su playa privada, como dar un paseo por sus senderos y ver monos, perezosos, guacamayos rojos... todos ellos en total libertad!

El resort, su entorno y sus servicios

He de decir que el concepto habitual de resort no es algo que nos suela atraer mucho, pero Tulemar es bien diferente. Es un resort residencial en el que además de los bungalows que tiene el propio Tulemar, otras personas han construido sus casas de vacaciones, alquilándolas cuando ellos no están (al menos, la gran mayoría). Este concepto hace que no haya cientos de personas en el resort, ni que sea el típico lugar masificado. De hecho es todo lo contrario, un lugar bien tranquilo en el que tienes tu espacio sin agobios. Tiene una extensión de unas 13 hectáreas en la que se distribuyen los algo más de 50 alojamientos. Puede que con esos datos no te hagas una idea, pero es una gran extensión de jungla en la que se distribuyen las diferentes villas y bungalows.

Tiene la peculiaridad de encontrarse en una colina que va a dar a una preciosa playa privada, por lo que la mayoría de alojamientos cuentan con una vistas estupendas del océano Pacífico. Además toda la parte no edificada, que es mucha, es jungla. Pero no una jungla artificial, ni mucho menos. Aquello es precioso. Han sabido integrar perfectamente las construcciones en el entorno. De hecho, es muy común ver monos, perezosos, lagartos o aves exóticas. Por ejemplo, en el tiempo que estuvimos allí, vimos monos aulladores, monos cara blanca, perezosos, iguanas, guacamayos rojos, pelícanos y un largo etcétera de especies que desconocemos.

Como te decía antes, además de la naturaleza, uno de los puntos fuertes es la preciosa playa privada que tienen. Un lugar tranquilo desde el que se puede ver uno de los atardeceres más bonitos que vimos en el país. Cuenta con un bar donde puedes pedir tanto comida como bebida, toallas (no necesitas bajarte la tuya), tumbonas gratis, kayaks... y un servicio de traslado gratuito para que no tengas subir la colina hasta tu habitación. Además, allí tienes la seguridad de que nadie va a tocar tus pertenencias cuando te vas al agua, todo el complejo es muy seguro.

Atardecer en la playa de Tulemar

Si prefieres las piscinas al mar, tienes esa opción. Hay un total de 4 piscinas distribuidas por el resort, aunque nosotros solo nos acercamos a una de ellas. También cuenta con un edificio en el que está la recepción y una pequeña tienda, igualmente, se dispone de un spa y otro restaurante cerca de los bungalows.

Piscina infinita en Tulemar Piscina cerca del restaurante en Tulemar

Bungalows

De entre todas las opciones con las que cuenta Tulemar, nosotros nos alojamos en un bungalow. Hay villas lujosas de verdadero ensueño, aunque también hay alguna más barata que la que nosotros elegimos. Todo es mirar lo que mejor te encaje a tu presupuesto y preferencias, pero el entorno es el mismo para todos.

Los bungalows tienen tres estancias: el dormitorio, una salar de estar con cocina y el baño. En las habitaciones principales, dormitorio y sala de estar, tienes aire acondicionado independiente, además de un ventilador de techo que le da un toque bien bonito al conjunto. Tiene una decoración cálida, muy cuidada y con bonitos detalles, como flores del entorno de Tulemar recién cortadas. Aunque si algo destaca por encima de todo, son las increíbles vistas al océano. Todas las paredes del bungalow, salvo las del baño, son acristaladas, por lo que tienes unas vistas geniales tanto al Pacífico como a la jungla. Así da gusto levantarse por la mañana.

Vistas desde un bungalow de Tulemar

El dormitorio cuenta con dos camas tamaño queen, que junto con la cama nido de la sala de estar permite que se alojen hasta 4 personas en el bungalow. Los colchones y las almohadas son tremendamente cómodos, dan ganas de no levantarte nunca. También dispones de tres mesitas de mesitas de noche, armario, caja fuerte, un escritorio, televisión y espacio de sobra para colocar tus maletas.

Dormitorio bungalow Tulemar

La otra habitación principal es la sala de estar con cocina incorporada. Tiene una mesa en la que pueden comer cómodamente 4 personas, un sofá super cómodo (si nos hubiésemos quedado más tiempo seguro que me hubiese echado una buena siesta ahí) y dos butacas junto a una mesita justo al lado de la ventana, un lugar perfecto para tomarte un café a primera hora de la mañana. Esta sala también tiene un televisor por si te aburres de disfrutar de las preciosas vistas que tienes desde allí.

Sala de estar de un bungalow de Tulemar

La zona correspondiente a la cocina cuenta con todo lo necesario: un frigorífico, un par de pequeños fuegos, menaje y todos los utensilios de cocina que puedas necesitar, un fregadero, una cafetera con café, té y azúcar a tu disposición, un microondas y una pequeña isleta en la que poder preparar lo que necesites.

Cocina del bungalow de Tulemar Decoración del bungalow de Tulemar

La última parte del bungalow que me queda por comentar es el baño, al que puedes acceder tanto por la habitación como por la sala de estar. Es quizás la parte más normal, pero es que el resto de la casa ha puesto el listón muy alto. Aún así, es bien bonito. Es un baño completo que cuenta con lavabo, inodoro y ducha. Como no podía ser de otra forma, también te dan un kit de amenities completo, cuenta con secador y las toallas son de esas suavecitas con las que da gusto secarse.

Lavabo del baño de un bungalow de Tulemar Ducha en el baño de un bungalow de Tulemar

A todo lo anterior dicho hay que añadir que cuentas con wifi gratuito y de buena calidad, la limpieza de la estancia es absoluta y si quieres tener algo de privacidad (aunque no hay ningún bungalow que tenga una línea de visión directa hacia ti) o no quieres que el sol te despierte demasiado temprano puedes correr las cortinas de todos los ventanales.

Restaurantes

En Tulemar hay dos restaurantes, uno en la playa y otro en la zona de los bungalows. Pero no solo eso, si te quieres dar un capricho o tener una cena íntima puedes contratar a uno de los tres chefs privados para que vayan a cocinar para ti tanto para el desayuno, la comida, la cena o el día completo. Eso sí el precio medio de este servicio no es barato, ronda los 120 $.

El restaurante de la playa está más orientado a tomarte algo, aunque también puedes comer allí. Nosotros no lo probamos, pero un cóctel, un buen zumo de frutas o algo para picar, después de darte un bañito en ese lugar tiene que saberte a gloria. Abre de 11:00 a 16:00.

El otro restaurante que hay en el recinto es el Tule-Cafe. Aquí puedes desayunar, comer o cenar; ya que cuentan con una oferta de platos bastante variada. Pero no solo es la comida lo que merece la pena de este lugar, las vistas al Pacífico desde allí son increíbles, mejores que las de otros restaurantes de Quepos famosos por ello. De hecho, hay unas cuantas mesas para dos que están pegadas al borde de la terraza desde las que disfrutarás aún más de un atardecer de ensueño.

Vista desde el restaurante de Tulemar

Una de las noches cenamos en el Tule-Cafe y nos encantó. Yo me pedí un ceviche tico (10 USD, unos 8,40 €) de entrante y una costillas barbacoa de segundo (20 USD, unos 16,80 €) y Lena, como entrante, un atún marinado (10 USD, unos 8,40 €) y de segundo un pescado del día con salsa chipotle (20 USD, unos 16,80 €); de beber agua de la casa. En total fueron 73,80 USD (unos 62,20 €), incluyendo los impuestos y servicio. Tampoco nos pareció un precio demasiado elevado teniendo en cuenta dónde estás y los precios de los restaurantes que vimos a lo largo de Costa Rica (las sodas suelen ser bastante más baratas). Si os alojáis allí os recomendamos que lo probéis y de los platos que nosotros pedimos, especial mención para el atún marinado y las costillas barbacoa, increíbles.

Atún marinado en el restaurante Tulemar Ceviche tico en el restaurante Tulemar
Pescado del día con salsa chipotle en el restaurante Tulemar Costillas barbacoa en el restaurante Tulemar

El personal

Si las instalaciones y el bungalow eran increíbles, el personal que trabaja allí no se queda atrás. Absolutamente todos con los que tuvimos trato eran extremadamente amables y serviciales. De hecho, estuvimos hablando con alguno de ellos bastante tiempo sobre aficiones comunes como la fotografía, la naturaleza o el fútbol. Una gente estupenda y muy profesional.

Aparte de la gente del restaurante, del shuttle, de la recepción, de la playa, etc. con los que tuvimos trato, hay una figura que nos llamó la atención. Al alojarte en un bungalow, o en cualquiera de las otras estancias del complejo, tienes asignado un conserje personal. Esta persona se encargará de ayudarte con todas las gestiones que quieras hacer, resolverá tus dudas y estará para lo que necesitas las 24 horas. En nuestro caso fue Solano Solis y solo podemos tener buenas palabras buenas con él, tanto por el trato recibido, como por los detalles que tuvo con nosotros. A nuestra llegada nos esperaba una botella de champagne bien fresquita y para despedirnos nos dejó un bizcocho y unos bombones. ¡Gracias!

Una botella de champagne como detalle de nuestro conserje en Tulemar

Actividades

Lo bueno que tiene Tulemar al estar integrado en ese fantástico entorno, es que puedes disfrutar de él gracias a un montón de actividades. Tienes la posibilidad de hacer kayak, snorkel en una playa cercana, darte un paseo en un velero y ver atardecer desde el mar... o también contratar actividades para hacer en los alrededores del hotel. Vamos que si te aburres es porque quieres.

Nosotros hicimos un par de actividades dentro del complejo:

Paseo por los senderos de Tulemar

Esta actividad es totalmente gratuita. Dentro del recinto existen dos senderos por los que puedes dar un agradable paseo rodeado de naturaleza. El sendero norte y el sendero sur. Ambos discurren por los laterales del recinto y van a dar a la playa de Tulemar. En nuestro caso fuimos primero por el sendero norte, tardando en recorrerlo una hora aproximadamente, y luego por el sendero sur, que lo hicimos en algo menos tiempo. En principio puedes pensar que un sendero en un hotel no tiene demasiado atractivo, pero lo bueno es que en Tulemar puedes ver una gran cantidad de vida salvaje. Durante el recorrido vimos monos carablanca, monos aulladores, algún perezoso y varias aves exóticas, como el motmot o momoto, que es el ave nacional de Nicaragua.

Senderos en Tulemar Vistas desde un mirador de los senderos de Tulemar
Senderos en Tulemar Cascada en Tulemar
Caminata del perezoso

La otra actividad que realizamos, aunque ésta sí que es de pago, es la caminata del perezoso. Dentro del complejo del Tulemar se encuentra "The Sloth Institute Costa Rica" (Instituto del perezoso de Costa Rica), una organización sin ánimo de lucro cuya misión es mejorar el bienestar y la conservación de los perezosos a través de la investigación y la educación.

Perezoso en Tulemar Perezoso mirándonos en Tulemar

La actividad que organizan se basa en dar un paseo por Tulemar, desde la parte alta del complejo hasta la playa, para ver perezosos y otras especies. Durante esta actividad vimos muchos más perezosos que el día anterior en el Parque Nacional Manuel Antonio, pero no solo eso, también vimos monos, lagartos y aves. Pero lo bueno que tiene el paseo no solo es ver perezosos, que los ves, sino las explicaciones y todo lo que aprendes de las chicas que te guían durante la caminata.

Mono carablanca en Tulemar Lagarto en Tulemar

Conclusión

Es un resort espectacular por el entorno, por las opciones de alojamiento, por el trato, por el concepto... por todo. Lo que sí que es cierto, es que no es un alojamiento barato, pero si quieres darte un pequeño capricho en Costa Rica o estás de luna de miel, éste es el lugar perfecto. Lo recomendamos 100%.

Lo bueno: la naturaleza del entorno (tanto fauna como flora), los bungalows, el personal, la playa privada, la comida...

Lo malo: si tuviésemos que ponerle un pero sería el precio, pero no porque no valga lo que cuesta, ni mucho menos, sino porque para presupuestos medios requiere un pequeño extra a lo habitual.

Datos prácticos

Nombre: Tulemar Bungalows & Villas.

Dirección: Tulemar Gardens, Manuel Antonio, Quepos, Costa Rica.

Si quieres ver el mapa en otra pestaña haz clic aquí.

Precio: Depende del tipo de alojamiento escogido y la temporada. En nuestro caso nos alojamos en un bungalow a principios de diciembre y el precio de la noche era de 280 €.

Wifi: Sí, en el bungalow y en los espacios comunes y siempre de buena calidad.

Desayuno: no está incluido, aunque dispones de cafetera con café, té y azúcar en tu bungalow de forma gratuita. También está la opción de ir al restaurante Tule Café que está dentro del recinto y cerca de los bungalows.

Servicios: WiFi gratuita en todas las instalaciones, servicio de conserje personal, piscinas, playa privada, restaurantes, servicio de shuttle bus gratuito dentro del complejo, caminos para hacer senderismo, servicio de lavandería, spa...

Reservas: se puede realizar la reserva a través de portales conocidos como booking o a través de la propia página de Tulemar.

Todo lo que he comentado en este artículo es fruto de nuestra experiencia personal y no ha sido distorsionado en ningún momento por nadie ajeno al blog, ni por intereses de terceros. Si os ha gustado la entrada compartidla en las redes sociales y dejadnos un comentario y si no os ha gustado pues haced lo mismo ;).



Índice:

Preparativos e información útil
Alojamiento