domingo, 27 de agosto de 2017

Próximo destino... ¡Bretaña francesa!

Dinan

No hace ni un mes que hemos vuelto de nuestro increíble viaje por Kenia y en una semana nos volvemos a ir. ¡No paramos! Pero esta vez el viaje es muy diferente. Haremos una ruta en coche por la Bretaña francesa con nuestra pequeña Amy.

Antes de plantearnos nada, teníamos claro que este viaje lo queríamos hacer con Amy. Viajar con tu mascota es una forma completamente diferente que te llena en muchísimos aspectos. Al principio pasaron por nuestra cabeza un montón de opciones dentro de España, ya que hemos viajado con ella a lugares como Extremadura, Málaga o Cantabria y nos lo hemos pasado genial. Pero en esta ocasión queríamos probar a viajar con ella al extranjero. Los primeros países en los que pensamos fueron Suiza, Alemania y Francia. Finalmente, nos decantamos por visitar la Bretaña francesa y conocer de primera mano la fama que tiene este país de tratar tan bien a las mascotas.

Estaremos un total de 10 días, desde el 1 al 10 de septiembre. Por comodidad, y para evitar volar como Amy, iremos con nuestro propio coche, lo que hará que gastemos un día para ir y otro para volver. Eso sí, aprovecharemos ese par de días para visitar alguna localidad por el camino.

Aunque ya tenemos reservados los hoteles, no hemos hecho una ruta muy cerrada para poder tener cierto margen a la improvisación y poder adecuar el viaje según veamos viendo. Es la primera vez que hacemos un viaje de estas características con Amy y queremos que disfrute tanto como nosotros. Al fin y al cabo, ella es parte de la familia.

Ruta planificada

La Bretaña francesa es una zona que te transporta a otra época. En muchos lugares todavía se siente esa esencia de le Edad Media en sus calles y construcciones. Pero no solo es eso, hay espacios naturales de gran belleza en los que seguro que los tres disfrutamos un montón.

Rochefort-en-Terre

Uno de los principales atractivos de esta región de Francia son sus pueblos medievales. Tenemos muchísimas ganas de pasear por sus calles adoquinadas y disfrutar de esas bonitas fachadas de piedra o con el entramado de madera al descubierto como en Rochefort-en-Terre, Dinan, Locronan...

Castillo de Josselin

También queremos disfrutar de sus castillos y fortalezas, como las de Fougères, Combourg, Josselin... y transportarnos a esa época de caballeros con lustrosas armaduras.

Concarneau

En la zona costera podremos respirar ese aire corsario tan característico de las áreas fortificadas de ciudades como Saint-Malo o Concarneau.

Costa de granito rosa

Pero no todo son pueblos, ciudades o edificaciones, la costa bretona tiene lugares realmente bellos como la costa de granito rosa, Punta de Raz o el Sillon de Talbert, donde daremos buenos paseos con nuestra pequeñaja.

Bosque bretón

También queremos hacer alguna ruta por bosques como los de Brocéliande o Huelgoat en los que habitan hadas y otros seres de la mitología celta. Además, éste fue el escenario donde tuvo lugar la famosa historia del rey Arturo, el mago Merlín y los caballeros de la Mesa Redonda. ¿Veremos algo de ellos?

Amy corriendo en la playa

Hemos localizado algunas playas en las que se permite acceder con perros y en las que seguro que Amy se lo pasará pipa correteando por la arena o incluso metiéndose en las frías aguas del Atlántico.

Mt. Saint Michel

Aprovechando el viaje, no podemos perder la oportunidad de visitar algunos lugares que, pese no pertenecer a la Bretaña francesa, son de gran interés como el Monte Saint-Michel, Nantes y Burdeos.

¿Alguna recomendación?

Hemos estado investigando qué lugares ver, cuáles son los "imprescindibles" de esta ruta, qué hacer con nuestra pequeña Amy... pero siempre hay cosas que pocos conocen y que son una auténtica maravilla. Cualquier recomendación que nos podáis dar será bienvenida, sobre todo teniendo en cuenta que viajamos con nuestra perrita. Da igual que sea algo poco conocido o no, todo consejo nos será de gran ayuda.

Si quieres saber cómo nos va en este viaje, síguenos en las redes sociales con el hashtag #NotasBretaña. Tanto Amy como nosotros os iremos contando el día a día durante el viaje.


Si os ha gustado la entrada compartidla en las redes sociales y dejadnos un comentario y si no os ha gustado pues haced lo mismo ;).



Índice:

Preparativos e información útil
  • Próximo destino... ¡Bretaña francesa!

miércoles, 23 de agosto de 2017

Opinión del Student Hostel Reikiavik

Edificio Student Hostel Reikiavik

Reikiavik, la capital islandesa, es el inicio de la mayoría de los viajes por la tierra del hielo y el fuego. Pese a que su aeropuerto internacional realmente no se encuentra en esta localidad, sino en la cercana Keflavík, sí que es una buena idea pasar la primera noche aquí antes de comenzar la ruta por la isla. Entonces surge la duda de siempre, dónde alojarse en Reikiavik.

La opción más común para ir desde el aeropuerto de Keflavík a Reikiavik, y la que nosotros recomendamos, es con Flybus. De esta forma llegarás hasta la estación de buses de Reikiavik (BSÍ). Por qué cuento esto ahora, pues porque para nosotros era importante que el alojamiento estuviese ubicado, tanto cerca de esta estación, como del centro de la ciudad y así no tener que depender de buses, taxis u otros medios de transporte.

Estuvimos barajando diversas opciones, pero teniendo en cuenta el precio de los alojamientos en Islandia y la importancia que le dábamos a la ubicación, nos decantamos por el Student Hostel (aunque antes se llamaba Blue Arctic Hotel Gardurinn).

El hostel y las instalaciones

Salón común Student Hostel Reikiavik

El hostel está ubicado a escasos metros del lago Tjörniny y por lo tanto, cerca del centro de la ciudad. Además, se encuentra a tan solo 10 minutos andando de la estación de bus (BSÍ). Esto te permite poder ir andando hasta el autobús lanzadera que te comunica con el aeropuerto y no tener que depender de otros transportes.

Nosotros visitamos el hostel en 2011, pero un par de años después hicieron una gran reforma, por lo que el aspecto y las instalaciones mejoraron considerablemente. Con la obra dieron un toque vintage y nórdico a la decoración, haciendo que el lugar ganase mucho en calidez y estilo. Desde luego que la reforma ha hecho ganar muchos puntos a este alojamiento. Las fotos mostradas en este artículo hacen referencia al aspecto actual tras la reforma. No os mostramos las que nosotros hicimos porque no os servirían para haceros una idea de cómo es en estos momentos.

Sala común Student Hostel Reikiavik

El hostel es una residencia de estudiantes durante el curso lectivo, pero en época estival se utiliza como hostel para turistas. No pienses que porque sea una residencia de estudiantes va a ser un lugar alborotado, ni mucho menos. En verano no hay un solo estudiante y la calma reina en este lugar.

Hay ciertos espacios comunes, como salones, una buhardilla amueblada, alguna sala con televisión, etc. que pueden usar todos los huéspedes. También hay una lavandería y cocina común bien equipada que pueden usar todos los clientes. Aparte de estos servicios, hay wifi gratuita en todos los espacios comunes.

Sala con televisión en Student Hostel Reikiavik Buhardilla Student Hostel Reikiavik

El edificio, como tal, no cuenta con restaurante o cafetería, pero en el campus universitario si puedes encontrar estos servicios a escasos cinco minutos. Existen varias opciones que os geolocalizo en el mapa del final del artículo:

  • Háma: ofrece una gran selección de comidas y bebidas a buenos precios. La comida la sirven de 11:30 - 13:30 entre semana. Está abierto de 8:00 - 19:00 entre semana y de 9:30 - 16:00 los sábados.
  • Student cellar: es el bar de estudiantes. Está abierto de 11.00 - 23:00 de domingo a miércoles y de 11:00 - 1:00 de jueves a sábado.
  • Book café: ubicado en la librería de la universidad, ofrecen café y algún dulce todos los días de entre semana de 9:00 - 16:00.

La habitación

Habitación doble Student Hostel Reikiavik

Student Hostel es una residencia de estudiantes y por lo tanto, el interior de las habitaciones se distribuye como tal. En vez de contar con camas de matrimonio hay dos camas individuales separadas por una mesilla de noche. Las camas son cómodas, aunque nada del otro mundo. Por supuesto, cuentas con tu edredón nórdico y una buena calefacción para combatir el frío verano islandés.

Le decoración es simple y funcional. Aparte de las camas, la habitación cuenta con un armario y una estantería. Realmente no necesitas más, tienes espacio para dejar las maletas y colgar alguna prenda en el armario, que es lo que vas a usar durante la posible única noche que pases en Reikiavik.

Lavabo Student Hostel Reikiavik Habitación Student Hostel Reikiavik

Aunque no tienes baño dentro de la habitación, algo muy común en los hoteles del país (al menos los que tienen un precio asequible), sí que cuentas con un lavabo.

Un pero que le pondría es que no hay wifi en las habitaciones, solo en las zonas comunes. Si tu habitación se encuentra cerca de una de estas zonas puede que te llegue algo de señal, pero no es lo habitual. También hay que reseñar que la habitación estaba perfectamente limpia.

El baño

Baños Student Hostel Reikiavik

Los baños son compartidos y a tenor de las fotos que he visto, éste ha sido uno de los cambios más considerables que se ha producido tras la reforma. Ahora lucen mucho más modernas y luminosos que cuando nosotros estuvimos allá por 2011. También hay que reseñar que la limpieza de esta zona era bastante buena y por las últimas opiniones que he leído sigue siendo así.

El personal

Recepción Student Hostel Reikiavik

Una de las cosas que nos trajimos del viaje a Islandia fue la amabilidad de su gente y el personal del hostel no fue una excepción. Parece que ese carácter amable y siempre dispuesto a ayudar viene de serie en los islandeses.

Además de islandés, también hablan inglés, como la inmensa mayoría de ellos. Así que, no lo dudes, y si tienes dudas con dónde comer, qué visitar o por dónde salir de fiesta, habla con ellos que te aconsejarán encantados.

El desayuno

En nuestro caso tomamos un desayuno buffet en una de las salas comunes, pero a día de hoy ha dejado de ofrecer este servicio dentro del edificio. Pese a ello, a menos de 5 minutos, está el Háma donde puedes desayunar sin problemas.

Conclusión

Es una buena opción para alojarte en Reikiavik, cerca de la estación de bus y a unos pasos del centro de Reikiavik. En comparación con otros alojamientos de Islandia y los precios de éstos, tiene una buena relación calidad / precio. Sería un lugar que recomendaríamos.

Lo bueno: la ubicación (cerca de la estación de buses y cerca del centro), la tranquilidad del sitio, la facilidad para salir desde allí con el coche, limpieza, comodidad, calidad / precio.

Lo malo: no hay wifi en las habitaciones (sí en las zonas comunes), no sirven desayunos dentro del edificio (aunque hay cocina común y una cafetería a 5 minutos).

Datos prácticos

Nombre: Student Hostel (anteriormente conocido como Blue Arctic Hotel Gardurinn).

Dirección: Hringbraut 29, 101 Reikiavik, Islandia.

Si quieres ver el mapa en otra pestaña haz clic aquí.

Precio: 59 € la habitación doble con baño compartido (precios 2011). En el momento de la publicación de este artículo el precio es de 16.600 ISK (unos 131 € con el cambio de moneda actual) por una habitación doble con sábanas y nórdico (baño compartido).

Wifi: Sí, en las zonas comunes, gratuito.

Desayuno: no dentro del edificio, debes ir al Háma o hacértelo en la cocina común del hostel.

Servicios: cocina común, lavandería, salones comunes y WiFi gratis en las zonas comunes (no en las habitaciones).

Reservas: se puede realizar la reserva a través de portales conocidos como booking.

Todas las fotos de este artículo han sido cedidas por el alojamiento, ya que el mismo realizó una reforma considerable en 2013. De esta manera pretendemos dar una visión más actual de su estado.

Todo lo que he comentado en este artículo es fruto de nuestra experiencia personal y no ha sido distorsionado en ningún momento por nadie ajeno al blog, ni por intereses de terceros. Si os ha gustado la entrada compartidla en las redes sociales y dejadnos un comentario y si no os ha gustado pues haced lo mismo ;).



Índice:

Preparativos e información útil
Diario del viaje
Alojamiento

domingo, 2 de julio de 2017

Opinión del Täch Hotel Madrid Airport

Entrada Täch Hotel Madrid Airport

Más de una vez nos ha tocado coger un vuelo a primera hora de la mañana en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Eso, para los que no vivimos cerca de la capital, significa dos cosas: o nos pegamos un madrugón padre o pasamos la noche en un hotel cerca del aeropuerto. En alguna ocasión hemos optado por el madrugón, pero esa opción te suele dejar algo destrozado durante el resto del día

En el viaje a Islandia, teniendo en cuenta la hora tan temprana que a la que teníamos el vuelo, optamos por pasar la noche antes en un hotel de Barajas. De esta forma estaríamos descansados durante nuestro primer día y no arrastraríamos sueño acumulado antes de empezar la aventura. Lo que teníamos claro a la hora de elegir el hotel fue que tenía que estar cerca del aeropuerto y contar con servicio de traslado gratuito. Por supuesto, tenía que ser un lugar cómodo en el que pudiésemos descansar.

El hotel y las instalaciones

La ubicación del hotel no era algo tan importante en este caso, ya que solo buscábamos pasar la noche allí. Sin embargo, al llegar a Madrid en autobús, necesitábamos que el hotel estuviese cerca de una estación de metro para no complicarnos la vida con el transporte. El Täch Hotel Madrid Airport se encuentra a poco más de 5 minutos andando de la estación de metro Barajas (línea 8), lo que le convierte en una gran opción. Además, se encuentra a tan solo 3 kilómetros del aeropuerto.

La decoración del hotel es sobria y moderna, donde los blancos y negros son los colores predominantes. Es un hotel funcional, donde la mayoría de la gente se suele alojar allí para ir después al aeropuerto o por tener que asistir a una feria en el recinto del IFEMA. De hecho, para la gente que va a allí por trabajo el hotel cuenta con una sala de reuniones equipada con capacidad para 45 personas.

El hotel también cuenta con un gimnasio de uso gratuito para los huéspedes y un par de pistas de pádel. Eso sí, estas últimas tienen un coste de alquiler de 5 €/hora.

Bus de traslado al aeropuerto del Täch Hotel Madrid Airport

Pero el servicio más importante que tiene el hotel, al menos en nuestro caso, es el servicio gratuito de traslado al aeropuerto. Este servicio funciona de las 24 horas a excepción 1:00 a 4:00 de la noche. Nosotros lo utilizamos y tanto el trato como el servicio en si fueron excepcionales.

La habitación

Habitación doble estándar del Täch Hotel Madrid Airport

La habitación sigue la línea del hotel, sobriedad, modernidad y pragmatismo en sus elementos decorativos. Se nota que es un hotel de trabajo o de paso para gente que va al aeropuerto. Por eso mismo no hay ningún elemento decorativo destacable, aunque lo que sí que es cierto es que todas las necesidades están perfectamente cubiertas. Además, la habitación es de un buen tamaño, algo que siempre se agradece.

Como era de esperar, tiene una gran mesa de escritorio con enchufes suficientes disponibles para conectar portátil o cualquier otro elemento. Junto a él hay un soporte para dejar las maletas. Aunque no sea imprescindible, es algo que siempre se agradece para no tener que dejar las maletas en el suelo. A la entrada tiene un armario empotrado bastante amplio por si te alojas allí varios días. También cuenta con un mini frigorífico con algún snack y bebida que, por supuesto, si quieres tomar, tienes que pagar a un buen precio. La cama es amplia y cómoda y cuenta a cada lado con un par de mesitas de noche y unas luces de lectura individuales.

Otro punto a favor es la buena insonorización de las habitaciones. Al menos en nuestro caso, no oímos ni un solo ruido tanto de dentro como de fuera del hotel. Por supuesto, como cabría esperar de un hotel así, todo está perfectamente limpio. También tiene wifi gratuita tanto en la habitación, como en el resto del hotel.

Habitación del Täch Hotel Madrid Airport

El baño

El baño, como era de esperar, tiene el mismo estilo que el resto del hotel. Una decoración en blancos y negros, con líneas rectas y carácter moderno. Aunque esté bien, sí que es cierto que pueda parecer un poco soso si lo comparas con otros hoteles tipo boutique. Además, es un baño amplio y bien iluminado.

Baño habitación doble en el Täch Hotel Madrid Airport Ducha de una habitación doble en el Täch Hotel Madrid Airport

El cuarto de baño es de cuatro piezas, es decir, tiene lavabo, inodoro, bidé y ducha. Además de los amenities que sueles encontrarte en cualquier hotel, también cuenta con secador y espejo aumentador. Por supuesto, todo está perfectamente limpio.

El personal

El trato del personal fue muy correcto y eficaz. A nuestra llegada nos gestionaron en un momento el traslado que necesitábamos para el día siguiente. También nos comentaron todos los servicios con los que contábamos, como el desayuno para madrugadores y cafés gratis en una máquina que había en recepción.

El desayuno

Sobre el desayuno y el servicio de comidas no podemos dar una opinión fundamentada, ya que al salir tan temprano no daban este servicio (desayunos de 6:30 - 11:00). Sin embargo, para gente que está en nuestra misma situación ofrecen un desayuno para madrugadores gratuito hasta las 6:30 en el que te puedes tomar un café y comer alguna pasta o bollito. Un detalle que se agradece, la verdad.

Pese a que no probamos su comida, el hotel cuenta con un restaurante que ofrece almuerzos (13:00 a 16:00) y cenas (20:00 a 23:30). Por lo que vimos en la carta, tiene bastante variedad y el precio no era caro. Aparte del restaurante, también tienen un bar en el que picar o tomarte algo (8:00 a 1:00).

Conclusión

Si tienes un vuelo temprano y no vives cerca de Madrid, una buena idea es alojarte en un hotel cerca del aeropuerto y así estar descansado durante tu primer día de viaje. El Täch Hotel Madrid Airport es un hotel que recomendamos sin ninguna duda para cubrir esta necesidad, de hecho, ya hemos ido a allí en un par de ocasiones.

Lo bueno: la ubicación (cerca del aeropuerto y de una parada de metro), el traslado gratuito al aeropuerto, la habitación, la cama, el desayuno para madrugadores.

Lo malo: pese a que el desayuno para madrugadores sea una gran idea, sería de agradecer que ofreciesen la opción de una caja de desayuno para llevar, como hemos visto en algunos hoteles del extranjero.

Datos prácticos

Nombre: Täch Hotel Madrid Airport.

Dirección: Timón, 35, Barajas, 28042 Madrid, España.

Si quieres ver el mapa en otra pestaña haz clic aquí.

Precio: 49 € la habitación doble (precios 2011). En el momento de la publicación de este artículo, a partir de 65 € habitación doble.

Wifi: Sí, gratuito.

Desayuno: sí.

Servicios: servicio de comidas, traslado al aeropuerto, WIFI gratuita, parking (también de larga estancia), sala de reuniones, gimnasio...

Reservas: se puede realizar la reserva a través de portales conocidos como booking.

Algunas de las fotos de este artículo han sido cedidas por el alojamiento debido a que no contábamos con mucho material gráfico. Pese a no ser tomadas por nosotros, si se corresponden a la realidad que vimos cuando estuvimos allí.

Todo lo que he comentado en este artículo es fruto de nuestra experiencia personal y no ha sido distorsionado en ningún momento por nadie ajeno al blog, ni por intereses de terceros. Si os ha gustado la entrada compartidla en las redes sociales y dejadnos un comentario y si no os ha gustado pues haced lo mismo ;).



Índice:

Preparativos e información útil
Diario del viaje
Alojamiento

domingo, 25 de junio de 2017

Próximo destino... ¡Kenia!

León en el Masai Mara, Kenia

En un mes nos vamos a Kenia. Va a ser un viaje en el que descubriremos de primera mano esa naturaleza que tantas veces hemos visto en los documentales de la tele y que queremos vivir con los cinco sentidos.

Para este verano nos habíamos planteado un montón de opciones, desde países de Sudamérica y América Central hasta destinos asiáticos. Pero tras los últimos viajes a Vietnam, Japón o Indonesia, decidimos que ya era hora de cambiar tercio y dejar aparcado por un tiempo ese continente que tanto nos tiene enganchados. Además, pese a que conozcamos países como Marruecos o Túnez, teníamos muchas ganas de conocer el África profunda, esa África negra tan desconocida para nosotros y tan diferente del norte del continente.

A poco que nos conozcáis, sabréis que somos unos amantes de los animales y de la naturaleza. Es por eso que en esta ocasión queríamos centrar el viaje en disfrutar de una naturaleza pura y dura. Queremos poder soltar una lagrimita cuando veamos por primera vez a un león, un rinoceronte, un guepardo, un elefante o cualquiera de los grandes mamíferos que habitan esa zona.

Estaremos 16 días de viaje, incluyendo días de vuelos, desde el 21 julio al 6 de agosto. El viaje comenzará con un safari en el que durante diez días recorreremos los principales parques nacionales del país. Finalmente, terminaremos el viaje disfrutando de las paradisíacas costas keniatas durante cinco días.

Ya tenemos todos los vuelos comprados (tanto nacionales como internaciones), así como todos los alojamientos. Salvo algún pequeño detalle (compras de última hora) y alguna excursión que contrataremos directamente allí, tenemos todo listo para disfrutar de un viaje que seguro será inolvidable.

El viaje lo realizaremos con la empresa local Udare, de la que tenemos muy buenas referencias y que hasta el momento se ha portado realmente bien con nosotros. La comunicación con ellos ha sido extraordinariamente rápida y además hemos podido elaborar de forma conjunta un safari que cumpliese todos nuestros objeticos del viaje. Os contaremos a la vuelta qué tal nos ha ido con ellos.

Ruta planificada

Tras el vuelo con escala en Dubái llegaremos a la capital keniata, Nairobi. Solo estaremos una tarde allí antes de comenzar el safari, pero aunque no contemos con mucho tiempo, sí que queremos ver algo de la zona. Aún no tenemos claro si simplemente daremos un paseo por sus calles o visitaremos algún lugar en particular como la casa museo de Karen Blixen (la de Memorias de África) o el orfanato de elefantes Daphne Sheldrick’s Orphanage. Todo dependerá del tiempo con el que contemos.

Casa museo de Karen Blixen

Tras esa breve toma de contacto con la capital comenzaremos la ruta de nuestro safari, siendo el primer destino la Reserva Nacional de Samburu. Es el reserva ubicada más al norte dentro de nuestro recorrido y aquí será donde de comienzo la aventura. Entre los animales más destacados de este parque están los elefantes, jirafas reticuladas, avestruces somalíes, cebras de Grevy, el oryx beisa y los generuks, unas simpáticas gacelas con el cuello largo que tienen una curiosa forma de alimertarse, mira la foto inferior.

Generuk alimentándose en Samburu, Kenia

La siguiente etapa será el Parque nacional Lago Nakuru. Aquí el gran aliciente es ver tanto al rinoceronte blanco como al negro, uno de los animales que más ganas tenemos de ver. Pese a que ya no es lo que era debido a que el número ha bajado considerablemente, tenemos muchas ganas de ver a los famosos flamencos dando ese color rosado al lago.

Rinocerontes en Nakuru, Kenia

El rey de los parques de Kenia es la reserva Masái Mara, que además es la continuación del también conocido Parque nacional Serengueti de Tanzania. En esta zona es donde pasaremos más tiempo, un total de 4 noches y es que motivos no le faltan. La estampa de la grandes sabanas, la gran migración de ñus que hemos visto en multitud de ocasiones en documentales, los cinco grandes (elefante, león, rinoceronte, leopardo y búfalo), las tribu masái... Tenemos claro que este lugar será uno de los que más nos guste del país.

Atardecer en el Masái Mara, Kenia
Ñus en la gran migración del Masái Mara, Kenia Tribu Masai, Kenia
Fuente shutterstock 1 y 2

Tras el atracón a ver a animales que esperamos disfrutar en Masai Mara, terminaremos la ruta de safari en el Parque Nacional del Lago Naivasha. Allí haremos dos actividades bastante peculiares. La primera será dar un paseo por Crescent Island, una isla en medio del lago, en la que sentiremos la naturaleza sin barreras, sin la separación (y protección) de estar dentro de un vehículo. Al día siguiente haremos un safari en bici por el Parque nacional de Hell's Gate, el lugar donde se inspiraron para hacer la película del Rey León.

Hipopótamos en Naivasha, Kenia Hells Gate en Naivasha, Kenia
Fuente shutterstock 1 y 2

Seguro que tras todos 10 días de safari por Kenia acabamos bastante cansados, llenos de polvo y con ganas permanecer tranquilos en algún sitio. Así que la última parte del viaje será de playa, snorkel y total y plena relajación en las paradisíacas playas del sur del país, en Diani Beach.

Diani beach, Kenia

Pese a que los primeros días de playa los pasaremos en Diani beach, nos vamos a dar el lujo de estar las dos últimos días en un lugar de ensueño, The Sands At Chale Island. Un hotel ubicado en una pequeña isla al que supimos que teníamos que ir cuando vimos estas fotos.

Chale Island

Si quieres saber cómo nos va en este viaje, síguenos en las redes sociales con el hashtag #NotasKenia. Si tenemos internet en los alojamientos y no nos come un león, iremos contando el día a día durante el viaje.


Si os ha gustado la entrada compartidla en las redes sociales y dejadnos un comentario y si no os ha gustado pues haced lo mismo ;).



Índice:

Preparativos e información útil
  • Próximo destino... ¡Kenia!

domingo, 18 de junio de 2017

Qué ver en un día de visita a Reikiavik

Lago Tjörnin

Por fin llegó el día, comenzaba nuestro viaje a Islandia, un país que deseábamos conocer desde hacía años.

Como ya os hemos contado en Guía de viaje: Islandia en 10 días, para llegar hasta Reikiavik teníamos que hacer escala de unas horas en Londres. El problema era que nuestro vuelo desde Madrid salía muuuy temprano, tanto que no existía la posibilidad de salir ese mismo día desde Valladolid. Como teníamos que hacer noche en Madrid, decidimos que la mejor opción era escoger un hotel en Barajas con shuttle bus al aeropuerto. Llegamos sobre las nueve de la noche y nos teníamos que levantar a las cinco de la mañana. Íbamos a descansar poquito, pero seguro que el esfuerzo merecería la pena... mañana dormiríamos en Islandia!!

Unas poquitas horas después nos levantamos, desayunamos un cafecito y unas galletas por cortesía del hotel y nos montamos en el shuttle bus camino de la T2. 15 minutos más tarde llegamos a la terminal. Rápidamente nos dirigimos al stand de Ryanair para facturar las dos maletas que llevábamos. Íbamos cargaditos de equipaje ya que llevábamos comida para ocho días y, pese a que fuese agosto, bastante ropa de abrigo.

Comida que llevamos en el equipaje Alberto en el aeropuerto de Gatwick

Sobre las 9 de la mañana llegamos a Londres. La escala era de 5 horas, con lo que íbamos holgados de tiempo, aunque había que recoger las maletas y volverlas a facturar. Cuando dejamos el equipaje en el stand de Iceland Express nos dispusimos a pasar por el control de seguridad del aeropuerto y, ahí fue donde nos sucedió una de las anécdotas de este día. Alberto pasó primero el control y cuando fui a pasar yo, vi como mi maleta se desviaba y un agente, muy amablemente, me señalaba e indicaba que le siguiese. Nos fuimos a una mesita y allí me explicó que iba a revisar mi maleta. Yo se la abrí y comenzó a revisarla. Sacó buena parte de mi ropa y, cuando ya iba a volver a meterla, me miró raro, cogió un botecito y me dijo: “What's this?”. Al principio me costó identificarlo, pero luego me di cuenta de lo que era. Como una de nuestras comidas iban a ser unos macarrones, cogimos un poco de orégano y, como no íbamos a llevar el tarro de las especias entero, vaciamos un botecito de gel de hotel, lo limpiamos bien y lo metimos ahí. El caso es que el bote era medio transparente y claro, resultaba muy extraño un botecito pequeño con unas hierbas dentro. Cuando me di cuenta de que el hombre pensaba que yo llevaba ahí algo "más ilegal" que una simple especia, me lancé a explicarle que eso era orégano pero, ¿cómo se pronuncia orégano "in English"??? Hice un par de intentos fallidos y al ver que no me comprendía le dije: “For pizza” mientras hacía el gesto con las manos de esparcir orégano. El señor, al final, se echó unas risas y comenzó a meter mi ropa en la maleta mientras me daba el visto bueno. En serio, ahora que lo pienso... a quien se le ocurre llevar orégano así.

Tras esta historia, nos subimos en el avión con muchos nervios, teníamos muchas ganas de llegar!!

El viaje duró unas tres horas y, tras volar sobre la curiosa isla Surtsey con forma de bocadillo de comic, aterrizamos en el aeropuerto de Keflavík. Este aeropuerto, pese a ser muy pequeñito, es el principal de Islandia y, aunque existe aeropuerto en Reikiavik, éste es el que recibe el mayor tráfico aéreo de la isla.

La isla Surtsey vista desde el avión
Exterior del aeropuerto de Keflavík Dinero de Islandia

Cómo ir del aeropuerto de Keflavík a Reikiavik

Cuando aterrizamos, recogimos las maletas, sacamos unas coronas islandesas y salimos a buscar el autobús que comunica el aeropuerto con Reikiavik, situado a unos 40 Km. Los horarios son muy flexibles, programan un bus unos 30-40 minutos después de cada vuelo, e incluso tienen en cuenta los retrasos. El viaje dura aproximadamente 45 minutos y termina en la estación de autobuses de Reikiavik, una estación muy pequeñita situada junto al lago Tjörnin. La empresa también tiene la posibilidad de llevaros a vuestro hotel o guesthouse de Reikiavik.

Nosotros nos alojábamos en la residencia universitaria situada a unos minutos andando de la estación de autobuses, así que cogimos las maletas y nos fuimos dando un paseo hasta allí.

Esta residencia universitaria, durante los meses de verano, funciona como hotel muy económico, alojando a los huéspedes en las habitaciones disponibles de los estudiantes que vuelven a sus casas durante las vacaciones estivales.

Cuando terminamos de establecernos en la habitación, salimos a conocer la ciudad.

Qué visitar en Reikiavik

Lago Tjörnin en Reikiavik
Alberto en el Lago Tjörnin de Reikiavik Lena frente al Lago Tjörnin de Reikiavik

Reikiavik es la capital islandesa y el principal núcleo de población del país, con una demografía de 120.000 habitantes. Primero visitamos el lago Tjörnin, un lugar precioso situado en el centro de la ciudad desde el que se puede ver la iglesia Libre de Reikiavik y más de 40 especies de aves diferentes. Nosotros solo pudimos contemplarlo durante unos minutillos ya que hacía muchísimo viento y nos estábamos quedando congelados.

Lena frente a la iglesia Hallgrímskirkja Estatua de Leif Eriksson frente a la iglesia Hallgrímskirkja

A unos minutos andando, se encuentra la peculiar y enorme iglesia Hallgrímskirkja. Por su gran tamaño mucha gente cree que se trata de la catedral de la ciudad, pero no es así, es una iglesia. Su moderna estampa destaca sobre el resto de la ciudad, no solo por su peculiar arquitectura, sino porque se trata del edificio más alto del país y se alza notablemente sobre el resto de edificios de toda la ciudad, de hecho, se puede ver hasta a 20 Km a la redonda. Tardó en construirse 34 años (1940-1974) y su aspecto representa las columnas de basalto tan características del país. En el interior destaca su gran órgano, aunque su mayor atractivo es la torre de 75 metros de altura, desde donde se puede disfrutar de unas increíbles vistas de toda la ciudad.

La religión principal en Islandia es la luterana, aunque convive con otras religiones en el país. Esta iglesia es la iglesia luterana más representativa del país. En el centro de la plaza, delante de la entrada de la iglesia, se encuentra la estatua del vikingo islandés Leif Eriksson, hijo de Erik el Rojo, del que se dice que fue el primer europeo que llegó a América, más específicamente, a Groenlandia. La estatua fue un regalo de EEUU al pueblo islandés en 1930, como monumento conmemorativo del milenio de la creación del Alþingi, el parlamento europeo más antiguo.

Un gatete en las calles de Reikiavik Calles de Reikiavik

Cuando nosotros llegamos a la iglesia ya era muy tarde, por lo que no pudimos verla por dentro ni subir a la torre. Encima, a esas alturas, el frío islandés estaba pudiendo con nosotros, con lo que decidimos adentrarnos en la ciudad para pasear por sus calles y, ya de paso, protegernos un poco del viento. Pero no había manera, finalmente tuvimos que entrar a una tienda a comprarnos un gorro y unos guantes para poder continuar la visita. Los precios fueron bastante caros, pero eso sí, está claro que allí las prendas de abrigo están a otro nivel a la hora de proteger del frío. Aún seguimos usándolos durante los inviernos más duros en Valladolid y son fabulosas.

La costa de Reikiavik

Tras la compra, bajamos a la bahía para ver uno de los símbolos más conocidos de Islandia, la escultura Sólfar. Al llegar al rompeolas nos encontramos con una vista preciosa de las montañas de la isla de Videy semicubiertas por una densa bruma. Era muy curioso ver el cielo azul sobre las espesas nubes que parecían bailar sobre la tierra.

Alberto en la escultura Sólfar Sólfar, el barco vikingo de Reikiavik

La escultura Sólfar (Viajero del Sol) es una estructura de aluminio obra del arquitecto Jón Gunnar Arnason. La escultura es una oda al sol y la esperanza, representando un barco dirigiéndose hacia el sol, aunque a todos nos recuerda el armazón de un barco vikingo. Su orientación frente al mar y las montañas de fondo junto con el brillo del acero del barco iluminándose por los rayos del sol muestran una preciosa estampa digna de admirar. Bueno, siempre que el viento os lo permita. En nuestro caso, con el viento gélido que soplaba, no pudimos disfrutar demasiado del lugar, ya que además estaba empezando a anochecer y la temperatura bajaba muy rápidamente.

Centro de conciertos y conferencias Harpa de Reikiavik
Stjórnarráðið, la oficina del primer ministro islandés, junto a la estatua Hannes Hafstein El Alþingi es el parlamento nacional de Islandia
Fríkirkjan í Reykjavík (o Iglesia Libre de Reikiavik) frente al lago Tjörnin
Atardecer junto al lago Tjörnin en Reikiavik Alberto junto al lago Tjörnin en Reikiavik

Pasamos delante del centro de conciertos y conferencias Harpa y la oficina del primer ministro islandés (Stjórnarráðið), hasta llegar al Alþingi, el parlamento islandés. Volvimos a asomarnos al lago Tjörnin para ver cómo lucía de noche y continuamos paseando hasta llegar a la catedral católica Landakot o de Cristo Rey. Se trata de un edificio neogótico, que aunque parezca más antiguo, data de 1920. Tras esto, decidimos que iba siendo hora de cenar y entrar en calor. Buscamos un restaurante, pero como era tarde al final sólo pudimos entrar en una pizzería, donde pudimos confirmar la amabilidad y cortesía de los islandeses de mano del camarero del local, un chico muy simpático, amable y siempre dispuesto a ayudarnos.

Iglesia católica de Landakot en Reikiavik
Iglesia católica de Landakot en Reikiavik Calles de Reikiavik de noche

Después de cenar nos fuimos rápidamente hasta el hotel para intentar no congelarnos por el camino. Nos metimos en la cama con nervios, ya que al día siguiente comenzaría nuestra aventura en coche por la isla.

Como nota, tenemos que decir que pese a que se nos hizo de noche y tuvimos que caminar por zonas apenas iluminadas y solitarias, la sensación de seguridad en este país es del 100%. De hecho, Islandia es uno de los países con menor índice de criminalidad del mundo.


A continuación os dejamos un mapa con los puntos de interés de Reikiavik que visitamos durante nuestro primer día en Islandia, además de otros que también puedes visitar (marcados en amarillo).

Si quieres ver el mapa en otra pestaña haz clic aquí.


Si os ha gustado la entrada compartidla en las redes sociales y dejadnos un comentario y si no os ha gustado pues haced lo mismo ;).



Índice:

Preparativos e información útil
Diario del viaje
  • Día 1. Qué ver en un día de visita a Reikiavik
Alojamiento