miércoles, 21 de septiembre de 2016

Un día en la playa para perros de San Vicente de la Barquera

Amy en la playa para perros de San Vicente de la Barquera

Este verano estuvimos un fin de semana en San Vicente de la Barquera con Amy. La razón principal del viaje fue poder disfrutar de un fin de semana de playa con nuestra mascota. Queríamos unas vacaciones tranquilas, sin sobresaltos, y sobre todo sin la preocupación de que nos pusiesen una multa por ir con ella a la playa, por lo que buscamos una playa apta para perros.

El año pasado estuvimos en la playa del Cargadero Mioño, una playa de perros que se encuentra en la localidad cántabra de Castro Urdiales. Era la única playa que conocíamos por aquel entonces en la que se podía ir con perros, así que fuimos para allá para probar qué tal. Pero la verdad es que no nos gustó nada. No era una playa de arena, sino de roca y cantos y Amy, con lo pequeña que es, se resbalaba y se hacía daño. Al final acabamos yendo a otra playa poco concurrida con el riesgo de que nos pusiesen una multa.

Este año ya habíamos podido disfrutar de una buena playa de perros en Fuengirola durante las vacaciones de Semana Santa. Pero para una escapada de fin de semana nos pillaba muy lejos ir a Málaga, necesitábamos algo que estuviese por el norte de la península.

Amy en la orilla de la ría calada hasta los huesos Qué pesados son Lena y Alberto haciéndome fotos todo el rato

Buscando en internet vimos que habían habilitado una nueva playa para perros en San Vicente de la Barquera y por las fotos tenía muy buena pinta. Genial, ya teníamos destino para el fin de semana playero.

La playa La Maza

También conocida por la playa de los vagos, es una playa que se encuentra al junto al puente de San Vicente de la Barquera y su ría. Para ver la ubicación exacta echa un vistazo al mapa del final del artículo.

Amy entrando en el agua

No es una playa grande, ni tan espectacular como otras playas de San Vicente como la de Merón u Oyambre. Sin embargo, es una playa de arena en la que puedes disfrutar con tu mascota todos los días del año sin ninguna restricción. Además, al ser una playa de perros lo más probable es que te encuentres a otras personas con su mascota. Cuando nosotros fuimos solo había cuatro perros más, tanto grandes como pequeños. Amy hizo buenas migas con un perrito de su tamaño, un westy. Se lo pasaron pipa y no pararon de jugar y revolcarse por la arena durante toda la tarde. Da gusto verles disfrutar así.

Amy correteando por la playa de la Maza de San Vicente de la Barquera
Amy con otro perro mucho más grande que ella Amy jugando con un westy
Amy paseando por la orilla

Otra de las características de esta playa es que no hay oleaje. Al estar en la desembocadura del río Escudo, en plena ría, el agua apenas se mueve. Eso, en nuestro caso, nos venía genial porque Amy es bastante bajita y si viene una ola, aunque sea pequeña, la cubre por completo. Gracias a esa tranquilidad del mar conseguimos que se animase a nadar. ¡Fue su primera vez y parece que le cogió gustillo a meterse en el agua! Así que si tienes un perrito al que todavía no le has llevado al mar y te apetece que se anime a nadar, ésta es sin duda una buena playa.

Amy en la orilla de la playa para perros de San Vicente de la Barquera Amy aprendiendo a nadar

Normativa y recomendaciones

Por supuesto, las reglas cívicas que todos deberíamos seguir en la calle también son aplicables en la playa. El que sea una playa de perros no significada que todo vale, debes controlar a tu mascota y evitar que moleste al resto de bañistas y perros. Por supuesto debes recoger las cacas de tu perro porque si no lo haces, aparte de ser un guarro, te pueden poner una multa que va de 301 a 1000 euros. Hay un estupendo barril en medio de la playa dónde depositar las bolsas con los excrementos de tu perro, así que no hay escusas.

En la playa de perros debes cuidar que tu mascota no moleste a nadie

Además de hacer todo lo posible para conservar limpia la playa y mantener un buen ambiente, debes cuidar de tu perro. Por nuestra experiencia con Amy en esta y otras playas te recomendamos lo siguiente:

  • Ten cuidado con el Sol. Al igual que tú, él se puede quemar. Aunque puede que en algún caso pueda ser necesario echarle crema solar, por norma general con su capa de pelo les valdrá. Así que no le pegues una rapada al cero antes de ir a la playa, el pelo les protege del frío en invierno y del Sol en verano.
  • En Valladolid, dónde nosotros vivimos, los veterinarios te suelen decir que nos es necesario protegerles contra la leishmaniosis ya que apenas hay posibilidades de que la contraigan. Sin embargo, en zonas costeras sí es necesario porque hay muchos mosquitos que se la pueden transmitir. Lo más común es ponerles una pipeta o un collar que incluya esta protección.
  • También es recomendable que lleves la cartilla de perro, por lo que pueda pasar, y que por supuesto tenga todas sus vacunas al día.
  • Es muy importante hidratar a tu perro en la playa. El calor y la sal harán que tenga mucha sed, así que dale agua a menudo.
  • En la playa de la maza no vimos medusas, pero si le llevas a otra playa que sí que tenga, ten mucho cuidado de que no se acerque a ellas.
  • En la mayoría de los casos los perros no saben que el agua del mar es mala para ellos y la beben o la pegan lametazos sin ninguna preocupación las primeras veces que van a una playa. Intenta evitarlo siempre que puedas. Amy el primer día que fue bebía de cada ola que venía y acabo teniendo diarrea. Tampoco fue algo grave y se le paso en unas horas. Al final acabó aprendiendo que no tenía que beber agua salada.
  • Cuando termines la jornada de playa limpia bien a tu perro. Lávale con agua para quitarle toda la sal y la arena y así evitar que se le irrite la piel.
Amy y Lena descansando después de un buen rato de juego

Cómo llegar

San Vicente de la Barquera se encuentra en el oeste de Cantabria, fácilmente accesible desde la autovía A-8. Desde la esta localidad, llegar a la playa es muy sencillo. Simplemente deberás cruzar la ría por el puente de la Maza (el gran puente de piedra), la playa se encuentra justo al final de éste. Puedes ver la ubicación exacta en el mapa del final de este post.

Entrada a la playa de la maza de San Vicente de la Barquera

La playa cuenta con un pequeño aparcamiento (también señalado en el mapa) justo al final del puente. Lo malo es que solo caben unos 5 coches. Si el parking está lleno, puedes ir a la zona de aparcamiento de la playa del Tostadero que es algo más grande y está solo a 5 minutos andando.

Dónde alojarse

Si en vez de hacer una escapada de un día, prefieres pasar alguna noche allí puedes alojarte en la Posada Peña Casares. Nosotros estuvimos allí en el fin de semana que pasamos por la zona y nos encantó. Si quieres saber nuestra opinión sobre el alojamiento echa un vistazo a la reseña que hicimos de él.

Posada Peña Casares

Si no te convence nuestra recomendación o prefieres estar en la propia localidad y no a las afueras, hay más opciones de alojamiento en San Vicente de la Barquera en las que te puedes alojar con tu mascota.

Dónde Comer

Si vas a una playa de perros con un bocata o una fiambrera, ten por seguro de que te harás amigo de más de un perro. Lo mejor es que te salgas fuera a comer o que te escondas bien del olfato de los canes. Justo, al lado del puente hay algún banco con vista a la ría en el que te puedes sentar tranquilamente sin tener que tentar a la suerte. Nosotros fue por lo que optamos uno de los días.

Otra posibilidad es ir a comer a alguna de las terrazas de los restaurantes de la zona y disfrutar de la deliciosa gastronomía local. Uno de los días comimos en la La Taberna de Valles que se encontraba a unos pasos de nuestro alojamiento en la Revilla. Pedimos menú del día y en mi caso, aunque era verano, me comí de primero un cocido montañés que estaba para chuparse los dedos. Un restaurante que nos gustó bastante por su buena comida, por ser barato y por las cantidades épicas que sirven.

En verano se come de primer playo cocido montañés en la La Taberna de Valles
Ensalada mixta en La Taberna de Valles Chuletón en la La Taberna de Valles

Te dejo un mapa con los puntos de interés que te he ido comentado a lo largo del post, además de algún lugar interesante que puedes visitar por la zona.

Si quieres ver el mapa en otra pestaña haz clic aquí.

Si os ha gustado la entrada compartidla en las redes sociales y dejadnos un comentario y si no os ha gustado pues haced lo mismo ;).


Índice:

lunes, 12 de septiembre de 2016

Ruta de 3 días por el norte de Extremadura con perro

Amy tumbada en un prado

Hoy volvemos a echar la vista atrás para hablar de otro viajecito que hemos hecho este año por la península. Llegó el puente de mayo y con él otra escapada perruna más de este año. En este caso lo teníamos claro, queríamos naturaleza y queríamos un lugar que no conociésemos y que no estuviese muy lejos de nuestra casa. ¿Qué mejor que irnos tres días al norte de Extremadura? Ya habíamos estado el año pasado por esta zona durante el #TBMPlasencia y nos habíamos quedado con ganas de más, así que la decisión de volver fue sencilla.

Viajando con Amy, nuestra pequeña Jack Russell, nos centramos en conocer la naturaleza del lugar. En nuestra ruta por la provincia de Málaga, uno de los momentos que más disfrutamos fue la visita al Torcal de Antequera, así que basamos este viaje en hacer senderismo por diferentes zonas de la provincia de Cáceres.

Ruta

Hay un montón de lugares en el norte de Extremadura que merecen mucho la pena, pero contando solo con 3 días teníamos que empezar a descartar aquellos que no cumpliesen los requisitos de naturaleza y que no pudiésemos visitarlos con Amy. Al fin y al cabo este viaje estaba pensado para que lo disfrutásemos los tres.

Solo teníamos un destino claro desde el principio, Hervás. Queríamos aprovechar el viaje para visitar a un gran amigo que tenemos allí. El resto de visitas serían unos clásicos de Extremadura: el Parque Nacional de Monfragüe, el valle del Jerte con su fotogénica Garganta de los Infiernos y aprovechando que el cerezo estaba en flor también visitaríamos el no tan conocido valle de Ambroz. Para despedirnos, y ya que nos pillaba de camino a casa, haríamos una parada en la comarca de las Hurdes para ver el meandro del Melero.

Finalmente hicimos la siguiente ruta:

Si quieres ver el mapa en otra pestaña haz clic aquí.

  • Día 1:
    • Llegada por la noche al alojamiento en Jarilla
  • Día 2:
    • Parque Nacional de Monfragüe
  • Día 3:
    • Valle del Jerte, Garganta de los infiernos
  • Día 4:
    • Valle del Ambroz, ruta de la chorrera
    • Hervás
    • Las Hurdes, Meandro del Melero
    • Vuelta a casa

Fechas

Aprovechamos el puente del 1 de mayo para hacer esta escapada, salimos el viernes 29 de abril por la tarde y volvimos el lunes 2 de mayo por la noche. Tres días completos para disfrutar de esta zona. Además tuvimos la suerte de que en esas fechas estaban los cerezos en flor. ¡Genial! Unas fechas geniales para disfrutar de rutas de senderismo por la zona.

Está claro que la primavera con sus cerezos en flor es una de las estampas más famosas de la provincia de Cáceres. Sin embargo, el otoño es otra gran época para visitar esta provincia y disfrutar de sus bosques pintados de amarillos, verdes y ocres. Pese a todo, cada estación tiene su encanto. Incluso en verano podrás soportar las tórridas temperaturas de esta zona dándote un chapuzón en alguna de las decenas de pozas que hay en sus ríos.

Qué ver en la provincia de Cáceres

El año pasado, durante el Travel Blogger Meeting Plasencia, tuvimos la suerte de conocer esta localidad cacereña. Pero aparte de Plasencia, Cáceres tiene un montón de lugares interesantes como la propia ciudad de Cáceres, Mérida o Trujillo. Sin embargo, preferimos centrarnos en este viaje en la naturaleza y dejar la visita a estas localidades para otra ocasión.

Qué ver en en el P.N. de Monfragüe

Si hay algo que me enseñó Extremoduro es que en Monfragüe hay buitres negros, de hecho allí se encuentra la mayor colonia del mundo de esta especie. El primer día lo dedicaríamos a visitar este parque nacional.

Si eres de los que les gusta el birdwatching o avistamiento de aves, Monfragüe es el lugar perfecto para disfrutar de esta actividad, tanto por la cantidad de buitres que hay como por lo cerca que los puedes ver.

Un buitre volando sobre nuestras cabezas Un buitre en Monfragüe

De las diferentes rutas que hay en el parque nosotros optamos por la ruta roja, pero con alguna modificación respecto al recorrido original. Puedes ver las diferentes rutas del parque en la web de la Red de Parques Nacionales y la que nosotros hicimos en el mapa superior.

Como el nivel del embalse había crecido lo suficiente como para cubrir el Puente del Cardenal, tuvimos que tomar el camino alternativo cruzando por el puente por el que pasa la carretera EX-208. También optamos por hacer la ruta de ida y vuelta hasta el Castillo de Monfragüe, ya que en la ruta circular la bajada estaba marcada por el arcen de la carretera y, aunque estuviese poco transitada, le quitaba bastante encanto y al ir con Amy resultaba algo peligroso.

El inicio de la ruta roja desde Villarreal de San Carlos hasta el puente de la EX-208 no fue lo más interesante del trayecto. Pasamos por campos de brezo y otros matorrales, pero al tener el sol golpeando con fuerza sobre nuestra cabeza, echamos de menos alguna sombra en la que cobijarnos.

Subida al castillo de Monfragüe
Camino con alcornoques árboles en el camino

Al cruzar el puente comienza la subida al Castillo de Monfragüe por la sierra de las Corchuelas a la sombra de alcornoques, quejigos o madroños. Un paisaje mucho más verde que el anterior. A la mitad de la subida hay un mirador desde el que puedes observar a los buitres posados en las laderas rocosas de la montaña o planeando por el valle. Un espectáculo precioso.

En esta zona nos llevamos el susto del viaje. Amy estaba correteando por el camino cuando de repente se cayó a un pequeño estanque que había allí. Tardó un par de segundos en salir a la superficie (que se nos hicieron eternos) y cuando emergió estaba completamente desorientada. Además, al tener la cara cubierta del verdín del estanque no sabía hacia donde tenía que nadar. Ya creía que me tenía que meter para sacarla cuando comenzó a nadar hacia una pequeña rampa de roca y salió. La pobre estaba histérica y no paraba de correr de un lado a otro y sacudirse el agua. Menudo susto se llevó tanto ella y como nosotros. Pero bueno, todo se quedó en una anécdota que contar.

La charca en la que se cayó Amy Lena y Amy en la subida al castillo de Monfragüe

Seguimos subiendo y llegamos al Castillo de Monfragüe. Como tal, el castillo tampoco es demasiado vistoso, pero las vistas desde allí son espectaculares. Con una panorámica de 360°, podrás disfrutar del Parque Nacional de Monfragüe en cualquier dirección. Verás a los buitres con su tremenda envergadura volando bajo tus pies. Sin duda, merece la pena subir hasta allí arriba.

Lena desde lo alto del castillo de Monfragüe
Vistas desde el castillo de Monfragüe Amy mirando a las dehesas de Extremadura

Comenzamos a bajar por la ruta marcada que está en la otra ladera de la montaña, pero al ver lo que nos esperaba (el arcén de una carretera), no tardamos en cambiar de opinión y decidimos volver por donde habíamos venido e ir al Salto del Gitano en coche.

El salto del Gitano en Monfragüe

El Salto del Gitano es un impresionante corte vertical de la montaña sobre el río Tajo. Desde el mirador situado en la otra orilla del río se han habilitado un par de espacios para observar las aves que se encuentran en esa pared rocosa. Para ver bien las aves es conveniente llevar un teleobjetivo en la cámara o unos prismáticos, ya que no se ven las aves tan cerca como en la ruta de subida al Castillo de Monfragüe. Sin embargo, aunque no tengas los medios para ver a los buitres y demás especies tan de cerca, ver el espectacular promontorio rocoso lleno de aves posadas y volando a su alrededor merece mucho la pena. En nuestro caso, en vez de ir andando por la ruta roja, fuimos hasta allí en coche y aparcamos en un pequeño parking que hay al lado del mirador.

Amy y Lena frente al Salto del Gitano

Qué ver en el Valle del Jerte

Al día siguiente fue el turno de ir al valle del Jerte y sus cerezos en flor, una de las estampas más famosas de Extremadura. Tuvimos la suerte de hacer el viaje en la época de floración de cerezo, pero por desgracia debido a la climatología y las lluvias que había habido unos días antes el valle no lucía tanto como nos hubiese gustado. De hecho, nos dijeron que sería un mal año para la cereza.

Alberto y Amy en el Valle del Jerte

Por suerte, nuestro plan inicial no era ver los cerezos en flor sino ir a visitar uno de los lugares icónicos del valle, los Pilones de la Garganta de los Infiernos. Hay varias rutas para recorrer esta zona, pero nosotros nos decantamos por la ruta de los Pilones - Puente Nuevo. Esta ruta te lleva desde un punto cercano al camping del valle del Jerte hasta los pilones y después continúa más allá hasta un antiguo puente.

Amy y Alberto a la sombra de los árboles Sombras en los árboles

El recorrido hasta los pilones se hace bajo la sombra de los árboles por una de las laderas de la montaña. Desde varios puntos del recorrido hay unas buenas vistas del valle. Tras caminar solo unos 2,5 km se llega a los famosos pilones. Como aún no era verano, el agua estaba demasiado fría como para darse un chapuzón, pero aún así merece la pena visitar el lugar.

Los pilones
Amy en el camino de la garganta de los Infiernos Lena y Amy subiendo por la Garganta de los Infiernos

Tras estar un rato por la zona de los pilones continuamos la ruta hacia el puente nuevo. En esta parte del recorrido se sube a una mayor altitud y el camino se despeja un poco al no haber tanto árbol como en la otra ladera del valle. La única parte complicada de este camino fue cuando tuvimos que cruzar el vado Cantares. El río venía con cierto caudal por lo que teníamos que pegar un buen salto para cruzar si no queríamos mojarnos los pies. Pero claro, eso era lo que teníamos que hacer nosotros. Sin embargo, a Amy, con lo pequeña que es, no le daba para saltar tanto, así que tuvimos que hacer malabarismos para cruzar con ella en brazos.

Lena y Amy en la ruta de los pilones
Subiendo por la ruta de los pilones Un riachuelo en la ruta de los pilones
Volviendo de la ruta de los pilones

Fue una ruta que nos gustó mucho, no solo por los pilones, que es una zona espectacular, sino por el resto del recorrido. Es una ruta sencilla que puede hacer todo el mundo, de hecho había muchas familias con niños pequeños caminando por el sendero.

Caballos en la garganta de los infiernos

Para terminar el día nos fuimos a cenar a Hervás con nuestros amigos a la Tapería del Convento, pero eso te lo cuento más adelante en el apartado "Dónde comer".

Qué ver en Hervás y el valle del Ambroz

Nuestro último día del viaje lo dedicamos al valle del Ambroz que discurre de forma paralela al valle del Jerte. Pese a no ser tan conocido como el otro, está lleno de encantos y allí también se pueden ver los famosos cerezos en flor.

Alberto caminando por un sendero en el valle del Ambroz Alberto y Amy en el valle del Ambroz

Ya conocíamos Hervás de otras veces que habíamos ido allí, así que no lo visitamos y nos fuimos directos a hacer una ruta de senderismo cerca de la localidad. Si no conoces este pueblo, no debes perder la ocasión de dar un paseo por su judería, es un lugar realmente bonito. Además allí está la calle más estrecha de España, o eso dicen.

Queríamos hacer un ruta corta por la zona, así que preguntamos a mi amigo Ore y nos recomendó ir a la Chorrera (ruta PR-CC 36). Es una ruta que está cerca de Hervás, corta y que está realmente bien.

Amy y Lena al lado de un canal
Lena y Amy caminando al lado del canal Lena y Amy caminando por un sendero en el valle del Ambroz
Un riachuelo en el valle del Ambroz

Aunque la ruta empieza en el puente de hierro, nosotros fuimos en coche hasta el parking que he marcado en el mapa, ya que desde allí comienza la parte más interesante. No hay muchos sitio para aparcar por lo que puede que al llegar a allí te encuentres esta zona llena.

Amy rodeada de flores

El inicio de la ruta es la parte más dura. Se le conoce por las 33 curvas y es una subida de más de 200 metros de desnivel que se realiza en apenas medio kilómetro de camino en zigzag. Tras subir las famosas curvas el resto del trayecto apenas tenía subidas considerables, siendo una gran parte del camino un agradable paseo pegado a un pequeño canal. En el mapa está señalado un punto en el que hay un mirador desde el que se ve el embalse de Hervás.

Vistas del embalse de Hervás desde el mirador

Pese a que el camino es muy agradable y bastante relajado, salvo la zona de las 33 curvas, el verdadero premio está al final de la ruta. La Chorrera, una cascada de 15 metros de altura, pone la guinda a este ruta corta que se pueda hacer como complemento a una visita a Hervás.

Amy en el riachuelo de la Chorrera Lena bajo la chorrera
Lena frente a la Chorrera Alberto y Amy en la chorrera del valle del Ambroz

Qué ver en las Hurdes, el meandro del Melero

De camino a casa hicimos una parada en las Hurdes para ver el fotogénico Meandro del Melero. El mirador que tienes marcado en el mapa tiene un pequeño parking justo al lado, así que no hay escusa para no hacer un alto en el camino para ver este paisaje. No tuvimos tiempo para conocer más sobre esta zona, pero fue sin duda una bonita estampa para despedir el viaje.

el meandro del Melero

Transportes

La única forma de recorrer estos parajes naturales es con tu coche propio. Como siempre te digo recuerda que desde el blog tienes un descuento en tu alquiler de coche de hasta un 15%.

Si prefieres hacer visitas culturales a ciudades como Mérida, Plasencia, Cáceres, etc. puedes moverte en transporte público sin problemas.

Alojamiento

En nuestro caso nos alojamos con Airbnb en un apartamento de Jarilla. Lo bueno que tenía era que estaba ubicado a medio camino de todos los puntos que queríamos visitar y con un acceso rápido a la autovía A-66 para ir rápidamente de un sitio a otro. Si no conoces esta forma de alojamiento te recomendamos que lo pruebes, si te animas tendrás un descuento de unos 30 € para tu próxima reserva en Airbnb.

Si prefieres alojarte en un hotel, una buena opción sería Plasencia, por su ubicación para desplazarte rápidamente a todos los lugares que te hemos comentado. Otra gran opción sería Hervás si prefieres un lugar más pequeño y con zonas de senderismo sin necesidad de coger el coche.

Habitación del apartamento de Jarilla
Cocina del apartamento de Jarilla Salón del apartamento de Jarilla

Dónde comer

Al basar nuestro viaje en naturaleza muchos días tiramos de bocata y no comimos mucho por ahí, aún así te puedo dar un par de recomendaciones en Hervás. Si quieres tomarte una caña bien tirada en Extremadura tienes que ir al bar Carlitos, este bar tiene el honor de contar con el ganador y tercer clasificado del campeonato oficial de tiradores de cerveza de Extremadura 2016. Además acompañan la caña con unas tapitas que están de vicio.

Otro lugar al que fuimos, y en el que de hecho repetimos, fue la Tapería del Convento. Un local de tapas en plena judería de Hervás donde sirven platos típicos extremeños como secreto ibérico, migas, jamón o torta de queso del Casar. Buena comida a buen precio, a nosotros nos encantó.


Si os ha gustado la entrada compartidla en las redes sociales y dejadnos un comentario y si no os ha gustado pues haced lo mismo ;).



Índice: