martes, 29 de marzo de 2011

Guía de viaje: 7 días en Roma

Roma en el mapa

Esta es una parte del viaje con la que disfruto especialmente. Me encanta empezar a leer en guías, foros, blogs y otras páginas información sobre los sitios que voy a visitar. Es como empezar a viajar sin moverte del sitio. Como cuando percibes el olor de la comida recién hecha en tu casa... sabes lo que viene después.

Fechas

El Foro Romano

Nos fuimos desde el lunes 14 hasta el sábado 19 de noviembre del 2005, de los cuales estaríamos 5 días en Roma y uno en Santander. Eran las fechas más cercanas a nuestro aniversario que encontramos con un buen precio, así que no había más.

La ventaja de viajar a Roma en estas fechas es que no es una época con demasiados turistas invadiendo cada rincón de la ciudad. Esto es una ventaja para poder pasear por sus calles y poder disfrutarla al máximo. Por otro lado, Roma es una ciudad mediterránea y cercana al mar por la que el clima es bastante más agradecido que en otros sitios de latitud parecida. En esta época las temperaturas varían entre los 16 y 7 grados centígrados (más info), pero por contra, es la época del año en la que más llueve; no todo van a ser ventajas.

En cuanto al tiempo, no nos pudimos quejar nada, porque nos hizo un sol esplendido durante todos los días (llegando a las 20 grados) y solo llovió de madrugada. Solo hay que ver como íbamos ...

San Giovanni in Laterano

Transportes

Avión

Para llegar a Roma de forma barata cogimos un avión Ryanair desde Santander hasta el aeropuerto de Roma Ciampino (105,44 € i/v los dos). En esa época no se había instalado Ryanair en Madrid así que esta era la mejor opción para llegar a Roma; pero necesitaríamos hacer noche en la capital cántabra y, por supuesto, llegar a ella, lo que encarecería algo el viaje.

Hay que tener en cuenta que por aquel entonces se podía facturar gratis una maleta hasta 15 kg. y llevar otra maleta de equipaje de mano hasta 10 kg. Eso si que estaba bien...

Por supuesto, la mejor forma de ver todas las posibilidades y precios para volar a Roma es echar un vistazo a Skyscanner

Bus

Para llegar a Santander cogimos un autocar Alsa (19.92 € i/v los dos), la forma más barata de llegar. Cerca de la estación teníamos el hotel, ya que el bus que tendríamos que coger al día siguiente hacia el aeropuerto también se cogía en esa misma estación. Si mal no recuerdo los buses al aeropuerto santanderino tenían una frecuencia de media hora (ver más info).

También cogimos otro bus desde el aeropuerto Ciampino de Roma hasta la parada de metro Anagnina, de la empresa Cotral (2 € los dos). Aquí puedes ver los horarios.

Metro

Roma no destaca por su metro, pero sigue siendo una buena forma de cubrir alguna distancia larga que se tenga que realizar. Cuando fuimos solo contaba con dos líneas (aunque la red está en expansión) y su utilidad está en si te alojas lejos del centro, ya que el casco histórico es abarcable a pie.

Si quieres ver el mapa del metro de Roma haz clic aquí.

Alojamiento

Santander

Nos alojamos en el Hostal Cabo Mayor (35 € la noche). Era justo lo que necesitábamos algo barato y situado al lado de la estación de buses. Pero a parte de estar cerca de la estación, a donde llegamos desde Valladolid y desde donde salimos hacia el aeropuerto, está en pleno centro. Esto nos permite hacer una visita fugaz de la ciudad por la tarde/noche.

Hostal Cabo Mayor detalle de la cama (Santander) Hostal Cabo Mayor detalle de la habitación (Santander)
Roma

En este caso el alojamiento elegido fue el Bed & Breakfast Simpatia (53 € la noche). En nuestro caso cogimos un habitación doble, un miniapartamento a pie de calle algo cutrecillo (creo que lo ha renovado desde entonces), pero que para nuestro ajustado presupuesto iba muy bien. Está bien situado cerca del metro y a cuarto de hora del Coliseo. Teníamos frigorífico, un pequeño fuego donde calentar la leche por las mañanas y algo para el desayuno (suplemento de 1,5 € por persona), lo justo y necesario. También teníamos baño propio, el plato de ducha era el propio suelo del baño, pero nos apañábamos.

Lo siento pero no tengo ninguna foto del Bed & Breakfast Simpatia ...


Índice:

Preparativos e información útil
Diario del viaje

domingo, 13 de marzo de 2011

Roma, La Ciudad Eterna

Fontana di Trevi

Roma, este iba a ser el destino de nuestro primer viaje juntos al extranjero. Lena había ido a Francia, Bélgica e Italia. Y yo ... bueno, técnicamente ya había estado tiempo atrás en algún pueblo de la frontera con Portugal. Pero realmente pasar un puente, siendo un niño, y que tus padres te digan que estás en Portugal no te lo terminas de creer del todo; por mucho que el puente se llame Puente Internacional.

Cuestiones fronterizas aparte, la verdad es que ya iba siendo hora de empezar a conocer mundo. No tenía escusa, los vuelos por Europa eran realmente baratos y ya era hora de probar. Aún no había encontrado el momento de emigrar; por pocos días, claro. Pero quizás lo que no había encontrado era a alguien que me diese ese último empujón. Fue en el primer aniversario con mi novia Lena, cuando decimos hacer una escapa a la Ciudad Eterna. Una ciudad con más historia e historias de las que cualquiera puede abarcar, llena de monumentos que parece que has visitado sin estar allí nunca, de gastronomía que te gusta desde que eres un mocoso… en conclusión, que existían muchos alicientes para visitarla. Ya estaba decidido, nos iríamos a Roma.

Guía de Roma

Coincidencias de la vida, vi anunciada una promoción de un periódico que iba a lanzar una colección semanal de guías Lonely Planet, y para la primera entrega iban a dar de manera gratuita la guía de Roma. Así que ese 25 de septiembre del 2005 fui al quiosco y compré dos periódicos, con sus guías claro, una para mi y otra para Lena. Al periódico no le hice mucho caso la verdad, solo me importaba tener la guía. Tenía las ganas y el material para preparar el viaje, con eso y algunas visitas a foros y blogs tendría toda la información que necesitaba.

Era mi primer viaje al extranjero, era el viaje de nuestro primer aniversario y quería prepararlo para que todo saliese a pedir de boca. Los nervios estaban a flor de piel, un cosquilleo creciente en el estómago me indicaba que se acercaba la fecha que llevaba un tiempo esperando. Ella visitaría la ciudad por segunda vez, para mí sería la primera, pero si de algo estaba seguro, era de que para ambos sería una experiencia que guardaríamos siempre con nosotros; nuestro primer viaje al extranjero.

Índice:

Preparativos e información útil
Diario del viaje