martes, 28 de enero de 2014

Séptimo día. Au revoir Paris!

Y el día que todo viajero odia había llegado, hoy tocaba volver a casa. Nuestro avión salía a las seis de la tarde, así que tendríamos tiempo para disfrutar algo más de esta ciudad. Habíamos visto prácticamente todo lo que nos habíamos propuesto antes de llegar, así que nos lo íbamos a tomar con calma.

Recogimos todos los bártulos, hicimos el check-out y salimos a la calle. Hacía bueno, así que qué mejor que despedirnos de la ciudad dando un paseo por el río. Algo tranquilo, sin estrés, sin colas.

Cogimos el metro y nos dirigimos a Trocadero. Este espacio fue creado para la Exposición Universal de 1937. Aunque en estos jardines está la fuente de Varsovia y una gran cantidad de esculturas, por lo que verdaderamente destaca este parque es por las bonitas vistas que hay de la Torre Eiffel.

La Torre Eiffel impone y siempre está presente desde cualquier punto de la ciudad. Es su símbolo y no queríamos irnos de París sin verla una última vez.

Estuvimos dudando en coger el batobus, un barco turístico que recorre el río, pero finalmente optamos por dar un paseo andando. Como todo en París, este barco no es nada barato, el precio del pase de 1 día es de 15 €. Hay otras empresas que ofrecen un paseo en barco con cena gourmert, pero por lo que vimos el precio era algo más caro y no nos daba tiempo. Lo dejamos para cuando volvamos.

No teníamos prisa, simplemente queríamos disfrutar del sol y de nuestro último paseo por las orillas del Sena. Así que eso fue lo que hicimos, dar un paseo hasta el Puente de Alejandro III, para después volver en metro al hotel a por las maletas.

Pero como no podía ser de otra forma, y mira que nos sobraba tiempo, nos tocó correr para no perder el bus al aeropuerto. Llegamos a la parada de autobuses de Porte Maillot y el bus se acababa de ir, ¡mierda! Al final, conseguimos con nos metiesen en el siguiente porque nos había pasado los mismo a un grupo de unos 8. Algún día aprenderemos, al menos esta vez no nos tocó coger un taxi como cuando fuimos a Roma en 2005.

A continuación os dejo un mapa con los lugares que visitamos durante ese día.

Si queréis ver el mapa en otra pestaña haced clic aquí.


Si os ha gustado la entrada compartidla en las redes sociales y dejadnos un comentario y si no os ha gustado pues haced lo mismo ;).



Índice:

Preparativos e información útil
Diario del viaje

jueves, 16 de enero de 2014

Echando la vista atrás, resumen del 2013

Otro año más que pasa y otro año más que echamos la vista atrás para recordar los viajes vividos.

Galicia (Marzo 2013)

Como en años anteriores, hicimos una escapada en Semana Santa. Este año nos fuimos a Galicia a disfrutar, entre otras cosas, de su gastronomía. Qué rico está todo por allí!!!

Nuestra primera parada fue Santiago de Compostela. Una ciudad con un casco viejo totalmente empedrado que tiene como epicentro la Plaza del Obradoiro y su famosa catedral.

Pero no solo de monumentos vive el viajero. Aprovechando que coincidimos con unos amigos que también estaban haciendo una ruta por Galicia nos fuimos de mariscada.

El siguiente punto en la ruta fue A Coruña. Este año vimos pronto el mar, aunque no hacía para bañarse, ni mucho menos.

Por supuesto, también dimos buena cuenta de los manjares que nos ofrecía esta tierra.

Por último, hicimos una parada en Lugo el día de vuelta, que nos sirvió para hacernos una idea de cómo es esta ciudad amurallada.

Como no podía ser de otra forma, no nos fuimos de allí sin antes irnos de tapeo por el casco viejo.

Milán - Polonia (Agosto 2013)

Nuestro gran viaje del año iba a ser un vez más en verano, y esta vez el destino iba a ser Polonia. Aunque haríamos una parada previa en Milán y una final, muy breve, en Castelldefels. Es lo que tiene hacer escalas, que siempre se dicen cosas como estas:
"Y si ya que estamos visitamos [cualquier ciudad]...".

Milán no destaca por tener tantos atractivos como puedan tener otras ciudades italianas como Roma o Florencia, pero bien merece una visita para conocer su imponente catedral y algún otro lugar interesante como el Castello Sforzesco o la Galería Vittorio Emanuele II.

Como nuestro vuelo a Cracovia salía del aeropuerto de Bergamo, aprovechamos para visitar este bonito pueblo. Al estar en su casco viejo me vinieron muchos recuerdos del viaje que habíamos hecho hacía un año a la Toscana, visitando pueblos como San Gimignano.

Dejamos Italia para dirigirnos a nuestro primer punto en la ruta por Polonia, Cracovia. Para nosotros fue la ciudad más bonita que visitamos durante el viaje. Con un casco histórico muy cuidado y con mucho que ver.

Por supuesto dimos buena cuenta de la gastronomía local, rica, abundante y muy barata (Diego, gracias por las recomendaciones).

Desde allí hicimos un par de excursiones, una al campo de concentración de Auschwitz...

... y otra a las minas de sal de Wieliczka.

Después de Cracovia, la siguiente parada del viaje fue Wroclaw (o Breslavia). Una ciudad bastante más pequeña que Cracovia pero con un Plaza del Mercado muy bonita y colorida. Sus calles esconden estatuas de enanos con unas poses muy simpáticas. Te las puedes encontrar en cualquier lugar de la calle y acaba convirtiéndose en un juego buscarlas.

Aunque quizás, fue la Wrocławska Fontanna una de las cosas que más nos gustó. No es para menos, ya que el pase especial del fin de semana congrega a centenares de personas alrededor de esta fuente.

Siguiendo las recomendaciones de un amigo (gracias Luisma) fuimos a comer a un restaurante de comida polaca, que como no podía ser de otra manera servía comida rica, abundante y barata.

Nuestra última visita en nuestra ruta por Polonia fue Varsovia. Una ciudad mucho más moderna y rica que las anteriores, ya que por algo es la capital económica del país, pero que diferencia muy bien su parte antigua y su lado más moderno.

Además del colosal Palacio de la Cultura y la Ciencia, el otro símbolo de la ciudad es la sirenita (no la de dibujos sino la que pertenece a una leyenda polaca).

En esta ciudad fuimos un día a comer sushi, por no perder lo que se está convirtiendo ya en tradición en cada viaje fuera de España.

De vuelta de Polonia hicimos una breve parada en Castelldefels. Fue una pena que no pudiésemos quedarnos más y conocer Sitges o volver a visitar Barcelona. Pero al menos nos dio tiempo a pisar un poco la playa.

Zaragoza (Noviembre 2013)

Nuestro último viaje del año fue a Zaragoza, pero en primer lugar visitamos el Monasterio de Piedra. Un entorno natural único donde el agua es uno de los grandes protagonistas.

El siguiente destino de la escapada fue Zaragoza. Una ciudad bastante grande pero con un centro histórico bastante asequible a pie. Lo que más destaca es la famosa Basílica del Pilar y el no tan conocido Palacio de la Aljafería.

Coincidió que esos días se celebraba el XIX concurso de tapas de Zaragoza. Así que, las noches que estuvimos allí, nos recorrimos el barrio húmedo de arriba a abajo y tapa tras tapa.

De vuelta a casa hicimos una breve parada en Calatayud.

Senderismo

Durante el año pasado hicimos un par de rutas de senderismo, algo a lo que le cogimos gusto. Y este año, pese a que llevamos unos 15 días, ya hemos hecho otra. Echad un vistazo a nuestras cuentas de twitter o facebook para estar al tanto de estas salidas.

Ruta de la cascada y laguna de Sotillo (Sanabria)

Fue una ruta muy bonita por en la Sierra de Gredos, en la que nos llevamos la sorpresa de ver la laguna completamente congelada.

Parque Natural de las Hoces del río Duratón

Esta es una ruta tranquila que requiere poco esfuerzo, pero que está en un entorno tan bonito como son las Hoces del río Duratón.

Y estos han sido los lugares a donde hemos podido viajar este año, pero el 2014 ya está aquí y un montón de destinos sobrevuelan nuestras cabezas. Algunos ya están casi fijados, mientras que otros son una absoluta incógnita. Lo que tenemos casi seguro es que este año haremos unas cuantas rutas de senderismo.



Índice: