viernes, 26 de diciembre de 2014

Opinión de la posada la Anjana de Ojedo

Otra vez volvía a mi querido norte de España, pero esta vez era para visitar la comarca de Liébana. Un valle lleno de encanto y con un microclima especial, menos lluvioso que el resto de la región.

Por esa zona se pueden hacer muchas actividades que ya os contaré en otro artículo. Por ahora, os voy a hablar del lugar donde estuvimos alojados y de nuestra experiencia allí.

La posada la Anjana de Ojedo se situa en la localidad de Ojedo, un pueblo pegado a la capital de la comarca, Potes. Esta localización hace que dispongas de todos los servicios que te ofrece la cercanía a la capital y de las buenas comunicaciones que esta tiene. Por todo ello se convierte en una base perfecta para conocer esta región .

La habitación

La habitación es amplia y en nuestro caso se comunicaba directamente con la gran terraza común con la que cuenta la posada. Aunque claro, si sales en invierno te quedas pajarito ahí fuera.

La habitación no cuenta con ningún lujo, tiene lo básico: una cama de matrimonio, una mesita de noche (se echaba de menos otra mesita de noche para el otro lado de la cama), un televisor, una pequeña silla y un armario empotrado. Es cierto que la tele no era muy grande, pero ¿acaso se va a la montaña a ver la tele? Los muebles tenían sus años, pero se encontraban en un estado correcto. En cuanto a la limpieza no podemos ponerle ningún pero, todo estaba perfectamente limpio.

En cuanto a la calefacción, las habitaciones tienen radiadores que se encienden todos los días sobre las siete de la tarde. La calefacción es central, por lo que se enciende sola y uno no controla cuando encenderla. En este punto si que tenemos que decir que cuando llegamos la habitación estaba bastante fría y tardó en calentarse. Luego acabó cogiendo una temperatura más aceptable, aunque nos hubiese gustado que hubiese sido algo más caliente. Eso sí, si tenías frío, en la habitación había mantas suficientes como para crear una barricada sobre la cama.

Las habitaciones, al igual que todo el establecimiento, cuentan con wifi gratuita, pero en este punto no os podemos decir nada porque no nos conectamos a ella; tiramos de 3G.

El baño

Era un baño completo con ducha y al igual que pasaba con la habitación se ve que tiene unos años. Pero esto solo se refleja en el estilo, todos los elementos se conservan perfectamente. En cuanto a la limpieza del baño, al igual que con la habitación, no tenemos nada que objetar; todo limpio.

A pesar de ser una posada, y que se supone que en este tipo de alojamientos tienes menos lujos, me llamó la atención que el baño contase con secador; todo un detalle. También dispones de jabón y gel de baño, amenities que se agradecen y que en alojamientos de mayor categoría a veces no te proporcionan.

El personal

Los dueños del alojamientos son personas muy amables. Son conocedores de su zona y si les preguntas te darán buenos consejos sobre los alrededores y todas las indicaciones para llegar a ellos.

Al entrar te dan tres invitaciones para conocer una orujera de la zona, una quesería y una bodega que al entregar el ticket tras una compra te obsequian con una botella de vino.

Servicio de comidas

El alojamiento también es bar-restaurante, por lo que se puede desayunar, comer y cenar allí mismo. Al calor de la chimenea del restaurante se sirve una rica comida casera a muy buen precio.

El desayuno está incluido en el precio del alojamiento. Consta de un café, té o cola cao y de un croissant a la plancha, una tostada dulce o una tostada salada. En nuestro caso, los dos días que estuvimos allí pedimos el croissant a la plancha, riquísimo.

Para comer o cenar sirven menús del día a un buen precio, 8.5€ por persona. El menú incluye primero, segundo, postre y bebida. Una muy buena opción si estás por allí cerca a la hora de comer o cenar. En nuestro caso, como no parábamos quietos, siempre llegábamos tarde para que nos sirviesen el menú del día. Sin embargo, si que te pueden preparar bocatas o similares. Un par de días pedimos unos bocatas, uno de tortilla de patata y otro de bacon con queso, por 6€ los dos. El tamaño y altura de esos bocatas era enorme y de sabor riquísimos. Otro día cenamos un par de hamburguesas, también ricas y de buen tamaño, y por un precio similar.

Conclusión

Es una buena opción para una escapada al norte a bajo coste. Cerca de la capital de la comarca y con muchas actividades que hacer por la zona.

Lo bueno: el precio, el personal, la ubicación, la calidad y precio de la comida.

Lo malo: la calefacción en época de invierno es mejorable, muebles algo anticuados.

Datos prácticos

Nombre: La Anajana de Ojedo.

Dirección: C/ El Puente 45, 39583, Ojedo. Entrada por la N-621.

Precio: hasta 45€ la habitación doble. Hay descuentos por grupos de 5 personas o más. Para más información visita su web. También suele haber promociones en web de descuentos del tipo Groupon.

Wifi: Sí, gratuito.

Desayuno: Sí, tipo continental.

Servicios: desayuno tipo continental incluido, servicio de comidas, calefacción, wifi gratuito, terraza panorámica, gestión de reservas para visitas a orujeras, bodegas y queserías de la zona.

Reservas: se pueden realizar por teléfono al (+34)942 730 713 o desde ciertos portales de reserva conocidos como booking.