sábado, 28 de febrero de 2015

5 planes de aventura que sustituyen al clásico "sofá, manta y serie"

Hoy os proponemos 5 planes de aventura perfectos para sustituir el ya clásico "sofá, manta y serie". Salid a la calle y disfrutad de la naturaleza. Vale, ahora hace frío, ya lo sé. Por eso, os vamos a hablar de algunos planes para esta época, de otros para cuando empiece a hacer calor y de alguno para cualquier época del año. Así ya no tendréis escusas como "es que con este tiempo no se qué hacer, mejor me quedo en casa".

Senderismo

Hacer senderismo, trekking o como dicen mis padres, "dar un paseo por el campo", es una actividad genial que puedes realizar en cualquier época del año. Puedes ir acompañado de tu pareja o con un grupo de amigos. Es mejor que no te aventures a ir tu solo por lo que pueda pasar, siempre es bueno tener a alguien a tu lado.

Algunas rutas se recomiendan solo para cuando hace buen tiempo, pero otras las puedes hacer en cualquier momento. En cuanto al nivel de dificultad, puede variar entre una ruta y otra, aunque la inmensa mayoría las puede realizar cualquier persona con una forma física normal. Eso sí, si no tienes mucha experiencia, no te pases y el primer día te metas a hacer una travesía de tropecientos kilómetros, en la nieve y en una ruta sin señalizar. Hay rutas para todos los niveles, echa un vistazo a wikiloc o a wikirutas y seguro que encuentras la que mejor se adapte a ti. Si quieres inspiración, mira a las rutas que hemos hecho nosotros estos últimos años.

Datos prácticos:
  • Precio: lo que gastes en gasolina para llegar al punto de partida de la ruta.
  • Duración: hay rutas que van desde 1 o dos horas, 5 horas, 8 horas o incluso travesías de varios días.
  • Dónde: en España tienes multitud de rutas, busca en las webs que te he comentado más arriba.
  • Equipo necesario: ropa cómoda y un buen calzado. En algunas ocasiones especiales podrás necesitar algo más de equipo. Ah! Lleva agua y un buen bocata para reponer fuerzas.

Esquí

Este año nos iniciamos en el esquí, tal y como os comentamos en una entrada anterior. Ha sido una experiencia que nos ha encantado y que aúna a la perfección el poder disfrutar de la naturaleza y ese puntito de adrenalina. En España hay bastantes opciones para practicar este deporte, aunque quizás la mejor opción sea irse a los Pirineos. Por esta zona hay muchas estaciones de esquí y normalmente tienen un gran número de pistas, por lo que están menos masificadas. También, la calidad de la nieve suele ser mejor y eso siempre es de agradecer.

Para la gente que va desde Castilla y León o Madrid, una buena opción, por su cercanía, es ir a Huesca. En esta provincia hay cinco estaciones de esquí: Candanchú, Astún, Formigal, Panticosa y Cerler. De estas cinco, la estación que más pistas tiene es Formigal, con nada más y nada menos que 90 (7 verdes, 16 azules, 29 rojas y 38 negras). Como os podéis imaginar hay muchos hoteles en los que puedes alojarte en la zona. Además, no muy lejos de la estación está el Parque Natural Valles Occidentales y también el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, dos de las joyas de la naturaleza que tenemos en España; por si un día quieres cambiar de tercio.

Así que si queréis algo de aventura, naturaleza y disfrutar en familia, con amigos o en pareja; irse unos días a esquiar puede ser tu plan perfecto para levantarte del sofá.

Datos prácticos:
  • Precio: Depende de los días que quieras pasar allí. Un forfait de un día en Formigal cuesta entre 30 € y 40 €, dependiendo del día.
  • Duración: si puedes estar más de un día mejor.
  • Dónde: hay muchas estaciones de esquí en España, aunque yo recomendaría las del Pirineo por la calidad de la nieve y los kilómetros de pistas.
  • Equipo necesario: se necesita unos pantalones y cazadora de esquí, guantes y calcetines altos. Para los esquís o para la tabla de snow puedes comprar el equipamiento o alquilarlo en una tienda cercana a la estación (el alquiler del equipo completo cuesta entre 20€ y 40€ al día, dependiendo de la calidad, de la época del año y de si alquilas para varios días).

Rafting

Vamos subiendo el nivel de aventura y llega el turno del rafting. Hemos tenido la suerte de practicar este deporte alguna vez, tanto en España como fuera de nuestro país. Hace unos años, en 2011, hicimos rafting en el río Hvítá, en Islandia, y fue toda una experiencia. Pero no hace falta irse fuera de España para disfrutar de este deporte. En la península hay muchos sitios donde puedes practicarlo, tal y como hicimos nosotros el año pasado bajando un tramo del río Genil en Córdoba.

A más de uno le puede impresionar este tipo de deportes, pero tenéis que tener en cuenta que existen varios niveles. Puedes bajar un río más o menos tranquilo con tu familia (tendréis que buscar que sea de nivel 2), o subir un poco el listón y aventurarte en un río que tenga algún que otro rápido interesante (por lo menos de nivel 3), o ya si lo que te gustan son las emociones fuertes, puedes bajar un tramo de río de nivel 4 como el del río Ara, en Huesca, tal y como pensamos hacer nosotros este año.

Hacer rafting no solo consiste en bajar el río remando y pasando rápidos, sino que el monitor hace juegos en ciertas zonas del río haciendo que la experiencia sea mucho más divertida. Probadlo, ya veréis como os lo pasáis genial.

Datos prácticos:
  • Precio: desde unos 35 € a unos 50 € dependiendo del número de personas y del nivel del rafting. También se pueden incluir extras como vídeo o fotos.
  • Duración: medio día. Entre una hora y media y dos horas de descenso y otras dos horas en preparación del equipo y desplazamiento.
  • Dónde: Hay muchos sitios en España.
  • Equipo necesario: un bañador. El neopreno, chaleco, casco y remo te lo da la empresa que lo organiza.

Parapente

Bueno, ya que te has propuesto levantarte del sofá, ¿qué te parece si, ya que estamos, levantas también los pies del suelo? Sí, la siguiente propuesta tiene que ver con volar, ¿qué te parece hacer parapente? En este caso no os podemos contar nuestra experiencia porque todavía no hemos tenido el placer, y digo todavía porque este año lo hacemos seguro.

Cuando haces un vuelo en parapente biplaza no tienes que preocuparte de nada, solo disfrutar de las vistas y de la sensación de volar. La única pega que puede tener este deporte es que a esa altura y con el viento notarás más el frío, pero nada que no se pueda remediar abrigándote un poco.

Cuando os convirtáis en unos profesionales del parapente podréis llegar a hacer cosas de este estilo:

Datos prácticos:
  • Precio: a partir de 70 €. También se pueden incluir extras como vídeo o fotos.
  • Duración: unos 15 o 20 minutos. Si la actividad dura más el coste aumenta.
  • Dónde: Busca por tu provincia, seguro que encuentras alguna empresa que ofrezca esta actividad.
  • Equipo necesario: ropa adecuada a la época del año.

Paracaídas

¿Se os queda pequeño lo del parapente? ¿Quieres emociones más fuertes? ¿Qué tal si pruebas a tirarte en paracaídas? Esto es ya para los más valientes. Un chute de adrenalina que es difícil de conseguir de otra manera.

Si no lo has hecho antes, la opción más común es un salto tándem en el que te tiras con una persona experimentada, él se encarga de "tirar de la anilla" y de que aterricéis sin problemas. Con un cursillo previo de media hora es suficiente para saber todo lo que necesitas, conocer la postura que debes adoptar durante el salto y al aterrizar. Todo acompañado de buen rollo para bajar esos nervios previos al gran momento.

Aunque pueda parecer un deporte peligroso es mucho más seguro de lo que os pensáis y es prácticamente imposible que no se te abra el paracaídas. De hecho, cuentas con dos paracaídas, el normal y el de emergencia. Si en el peor de los casos no puedes abrir el paracaídas normal, éste viene con un dispositivo en el que al llegar a cierta altura se abre el solo. Si sigues con mala suerte y éste falla, se abrirá el de emergencia, el cual no ha sido manipulado previamente ya que viene precintado de fábrica. Así que tranquilo, que no te va a pasar nada.

La experiencia de tirarse en paracaídas es mucho más que el salto. En las clases empiezas a sentir ese gusanillo, ese nerviosismo de saber que vas a hacer algo realmente impresionante, pero todavía no eres del todo consciente. Todo cambia cuando empiezas a ganar altura en la avioneta, ahí es cuando te das cuenta de lo alto que están los 4000 metros. Después de eso llega el salto, unos 3 segundos de aceleración pura y dura, la adrenalina se disparará. Después, sentirás como que estás flotando en el aire, una sensación extraña porque pese a que caes a gran velocidad lo que notas es que estás flotando en el aire y que tienes un ventilador gigante apuntándote a la cara. Tras un minuto de caída libre tu instructor abrirá el paracaídas y tras un leve tirón comenzará un descenso calmado en el que, en nuestro caso, tomamos durante algunos momentos los mandos del paracaídas. Y para finalizar el aterrizaje, normalmente acompañado de una leve culada.

Aunque lo he intentado, saltar desde 4000 metros al vacío no se puede explicar con palabras. Es mejor que dejéis vuestros miedos atrás y disfrutéis de esta increíble experiencia. Echad un vistazo al vídeo de nuestro salto.

Datos prácticos:
  • Precio: unos 180 € (3000 metros) y unos 230 € (4000 metros). También se pueden incluir extras como vídeo o fotos.
  • Duración: 1 minuto de caída libre si saltas desde 4000 metros (30 segundos si lo haces desde 3000) y unos 10 minutos de vuelo con el paracaídas. En total la actividad dura unas dos horas.
  • Dónde: no hay muchos sitios donde se pueda hacer. Nosotros fuimos a Ocaña (Toledo) a 45 minutos de Madrid.
  • Equipo necesario: ropa adecuada a la época del año.

Las actividades de las que os hemos hablado se basan en nuestra experiencia, salvo la del parapente, que lo será en breve ;). Pero no solo os quedéis con esas ideas, hay muchas más como barranquismo, buceo, escalada, puenting... u otras más tranquilas como rutas a caballo, parques multiaventura... ¿Cual es vuestro plan de aventura favorito? ¿Tenéis planeado algo para este año? Compartid vuestras experiencias en el blog.

domingo, 15 de febrero de 2015

Echando la vista atrás, resumen del 2014

Otro año que dejamos a nuestras espaldas y como siempre volvemos a hacer un resumen de lo que ha sido este año en viajes; aunque lo hagamos con bastante retraso.

La Rioja y Navarra (abril 2014)

Al igual que años anteriores nos fuimos de viaje en Semana Santa. Esta vez, aunque nuestro plan inicial era Malta, debido a ciertos contratiempos tuvimos que hacer un cambio drástico en nuestros planes. Finalmente, nuestro destino fue una ruta por La Rioja y Navarra. Una semana disfrutando de esta hermosa zona nos hizo olvidar el chasco de no poder hacer lo que teníamos pensado. Si queréis más detalle sobre la ruta que hicimos, echad un vistazo al artículo que escribimos.

En la Rioja estuvimos solo el primer día de la ruta pero, pudimos descubrir el origen del castellano en el Monasterio de Yuso en San Millán de la Cogolla, ir de tapas por Logroño y asombrarnos de la estructura de una de las bodegas más conocidas de España, la bodega Marqués de Riscal en Elciego, en plena Rioja Alavesa.

Tras la Rioja vino Navarra. La ruta empezó por el sur de la comunidad visitando pueblos como Estella, Puente la Reina y la solitaria Iglesia de Santa María de Eunate hasta llegar a la capital, Pamplona donde, como no podía ser de otra forma, hicimos el recorrido de los encierros de San Fermín además de visitar una ciudad con un casco viejo muy auténtico.

Tras Pamplona, nos dirigimos al sur para visitar poblaciones con fortificaciones medievales como Artajona, Ujué, San Martín de Unx y Olite hasta llegar a uno de los paisajes más peculiares de la zona Parque Natural Bardenas Reales.

En nuestro camino a los Pirineos visitamos lugares icónicos de Navarra como el Castillo de Javier o el Monasterio de Leyre e hicimos nuestra primera ruta de senderismo en la Foz de Lumbier. También tuvimos tiempo para pasarnos por la comunidad vecina, Aragón, y visitar dos bonitas localidades Sos del Rey Católico y Ansó.

Ya en los Pirineos, pudimos disfrutar de pueblos de montaña tan bonitos como Roncal, Ezcároz u Ochagavía. Incluso pasamos por uno de los puntos clave en el Camino de Santiago, Roncesvalles.

Pero si por algo destacan los Pirineos es por la belleza del entorno. Hicimos alguna ruta por la Selva de Irati y, ya en la parte francesa, fuimos a Gorges de Kakuetta y la Passerelle d'Holzarte.

Aprovechando que habíamos cruzado a tierras francesas visitamos un par de localidades interesantes como Saint-Jean-Pied-de-Port y Arnéguy.

Ya a la vuelta, como si pareciese que no le habíamos dado trote suficiente a nuestras piernas, hicimos una ruta de senderismo en tierras navarras para ver el Nacedero de Urederra.

Salto en paracaídas (julio 2014)

LLegó julio y con él uno de los momentos más emocionantes y que más nos han marcado este año pasado. Hicimos nuestro primer salto tándem en paracaídas en Ocaña. Un salto desde 4000 metros de altura en los que estás un minuto en caída libre. Repetiremos, seguro. De hecho, tenemos en mente hacer un curso de paracaidismo, con eso os digo todo.

Ya que estábamos, aprovechamos el viaje para ver Aranjuez y Pedraza. Además, tuvimos la suerte de que ese mismo día coincidía que era la noche de las velas en Pedraza.

Balneario Baños de la Concepción (agosto 2014)

En agosto nos fuimos a pasar un fin de semana al Balneario Baños de la Concepción (Albacete) gracias a una invitación que recibimos del establecimiento. Pasamos unos días llenos de relajación disfrutando de sus instalaciones. También sacamos algo de tiempo para visitar un pueblo cercano, Alcalá de Júcar.

Córdoba (agosto 2014)

Este año habíamos ido a FITUR y, gracias a la gymkana viajera organizada por Minube ganamos una noche de alojamiento en Iznajar (Córdoba) y un pack para dos para hacer rafting en el río Genil.

Aprovechando el viaje, fuimos a visitar a unos familiares de Lena a Córdoba y así, ya de paso, yo conocía la ciudad. Nos trataron genial, contándonos un montón de historias de cada lugar que visitábamos, descubriéndonos curiosos rincones cordobeses y dándonos a probar la gastronomía típica local.

Sur de Francia (agosto 2014)

El gran viaje que hacemos todos los años en verano iba a ser en solitario. A Lena, por cuestiones laborales, le era imposible irse de vacaciones, así que este año me aventuré yo solo a visitar el sur de Francia.

El viaje empezó en Marsella, una ciudad cuyo corazón es el puerto.

Después vino la ciudad de los papas, Avignon.

Más tardes llegó uno de los platos fuertes, Carcassonne. Una increíble ciudad fortificada que he tenido la suerte de volver a ver hace un mes con Lena.

Aprovechando que estaba por allí, fui a visitar a un gran amigo a Toulouse, con el que aproveché para ir a Albi. Muchas gracias por todo Pita!

Antes de volver a Valladolid, pasé un par de días en Barcelona. Una ciudad que me encanta y que esta vez, al estar solo, la vi con otros ojos y con más calma.

Parque Warner (noviembre 2014)

Aprovechando una buena oferta, nos fuimos al Parque Warner a pasar el fin de semana de Halloween con unos amigos. Disfrutamos como enanos montándonos una y otra vez en las atracciones.

Liébana (diciembre 2014)

En el puente de la Constitución de diciembre nos fuimos a pasar unos días a la comarca de Liébana. Visitamos una bodega, una orujera y una quesería, donde pudimos dar buena cuenta de los estupendos productos que tienen por allí. Para compensar, que no todo va a ser comer y beber, hicimos algunas rutas de senderismo y visitamos la capital de la comarca, Potes.

Senderismo

Ruta (PR-AV 37) hasta el Pico del Torozo en la Sierra de Gredos (Ávila)

Fue una ruta con una subida constante y sin descanso, pero en la que al llegar a la cima tuvimos nuestra recompensa.

Ruta al Pozo de los Humos desde Masueco (Salamanca)

Una ruta sin demasiada dificultad en la que puedes ver una bonita cascada. Si tienes suerte y el río va crecido, el salto de aguado puede ser realmente impresionante

Senda de la Laguna Grande (PR-AV-17) en la Sierra de Gredos (Ávila)

Una ruta muy conocida en un entorno increíble, Gredos, y en la que durante el camino sueles estar acompañado de sus "simpáticos habitantes".

Subida al Peña Corba (Burgos)

En esta ocasión subimos al pico más alto de la Sierra de la Tesla. Nos equivocamos con el camino, pero finalmente conseguimos llegar.

Esto ha sido el resumen del 2014. Un año con emociones, relajación, viajes en solitario, viajes en pareja, rutas de senderismo... Este nuevo año lo empezamos con un viaje al pirineo francés en lo que fue nuestro bautismo en esquí, seguido de una escapada a Valencia. Esperamos no perder el ritmo y que este 2015 esté lleno de viajes y de aventuras.



Índice: