viernes, 23 de diciembre de 2016

Opinión del riad Dar Nakous en Marrakech

Patio del riad Dar Nakous en Marrakech

Marrakech, la ciudad de las mil y una noches. Una ciudad llena de vida, un laberinto de calles, una explosión de olores y sabores, un caos organizado, un bazar en el que te podrías perder durante horas... Marrakech es una ciudad que difícilmente deja indiferente, y ese lugar fue el punto de partida de nuestro viaje por el sur de Marruecos.

Por ser Marrakech y porque íbamos a pasar varias noches en la ciudad, queríamos elegir un alojamiento que estuviese a la altura. En la ciudad puedes pernoctar en un hotel al uso, como el de cualquier ciudad europea, pero nosotros no queríamos eso. Existe una opción de lo más interesante que son los riads. Son casas tradicionales con una decoración típica marroquí cuyas habitaciones se distribuyen en torno a un patio interior adornado normalmente con algún tipo de fuente o estanque. Al no soler tener demasiadas habitaciones, el trato es muy personal y mucho más cálido. Para nosotros, es la mejor opción de alojamiento en un viaje al sur de Marruecos.

Lo bueno de este tipo de alojamientos es que suelen estar en pleno corazón de la medina y en el caso del riad Dar Nakous era así. De esta forma pudimos ir andando a todos los puntos de interés del centro de Marrakech. La ciudad marroquí es una ciudad para disfrutarla andando y perdiéndote por sus calles, ése es parte del encanto de estos lugares.

El riad y las instalaciones

El riad Dar Nakous tiene una muy buena ubicación en el corazón de la medina. Está cerca de varios de los lugares más interesantes de la ciudad, como el Palacio de la Bahía (a 400 metros) o la plaza Djemaa El Fna (a 500 metros). Además, a pocos metros puedes encontrar taxis en una pequeña plaza. Eso sí, esos taxistas suelen intentar cobrarte tarifas fijas (mucho más altas) por hacer cualquier tipo de trayecto. Pero no hay que desesperar, cerca te encuentras a otros dispuestos a poner el taxímetro.

Lena sentada en un rinconcito del patio del riad Dar Nakous en Marrakech

La decoración es típica marroquí pero combinada con ciertos toques modernos y minimalistas. Es un combo perfecto que da como resultado una estancia elegante y acogedora. El patio interior tiene un pequeño estanque en el centro, esa parte de agua con la que casi todos los riads cuentan. Además, rodeando al estanque hay pequeños espacios para la conversación y el relax.

Patio interior del riad Dar Nakous en Marrakech

En el segundo piso se sitúa la terraza, decorada con sillas, mesas y varios sofás, es un buen lugar para relajarte, tomar un té o empezar el día con un buen desayuno. Desde allí se pueden ver las terrazas de otros edificios, pero al no tener demasiada altura no tiene grandes vistas al resto de la ciudad. Nosotros desayunamos allí solo el primer día, porque los siguientes refrescaba bastante a primera hora de la mañana. Eso sí, tomar el desayuno al solete a finales de noviembre en una terraza de Marrakech es una verdadera gozada.

Lena sentada en la mesa de desayuno de la terraza del riad Dar Nakous en Marrakech sofás del riad Dar Nakous en Marrakech

Aparte del patio interior y la terraza, también cuentan con un salón-comedor donde relajarte y desayunar los días que hace peor. Otro punto a favor es que tienen recepción 24 horas, algo que viene genial si llegas por la noche. También cuentan con wifi gratuita en todo el establecimiento. Si quieres, se pueden encargar de la compra de billetes de bus a otros lugares de manera completamente gratuita (como hicimos nosotros) o gestionar por ti otras cuestiones similares, aparte de darte información turística de la ciudad. Además, puedes contratar con ellos el traslado desde el aeropuerto, pero antes echa un vistazo al post que escribimos para saber cuál es la forma que más te conviene.

Salón-comedor del riad Dar Nakous en Marrakech

La habitación

El riad tiene solo unas cuatro o cinco habitaciones y cada una de ellas es diferente. Es lo bueno de lugares así, te alojas en un sitio único y con carácter. En nuestro caso estuvimos en dos de ellas. Los tres primeros días, al inicio del viaje, nos alojamos en una que se ubicaba en la primera planta y nuestra última noche en el país la pasamos en otra diferente que estaba en la planta baja. Sin lugar a dudas, si puedes elegir, solicita una de la planta de arriba. Por el mismo precio es algo más silenciosa y más amplia.

Habitación del Riad Dar Nakous en Marrakech

La habitación está decorada con motivos tradicionales marroquíes. Alfombras, lámparas, mesitas, adornos... le dan mucho carácter a la estancia. Cuenta con un gran ventanal que da hacia el patio interior, pero que puedes cubrir sin problemas con unas tupidas cortinas si quieres más intimidad. Hablando de intimidad, la cama es muy grande y cómoda.

La habitación es bastante amplia, incluso cuenta con una pequeña zona con una mesita y dos sillas para tomar el té tranquilamente tras una jornada intensa de visitas por la ciudad. También hay alguna cómoda y alguna silla más repartida por la estancia, que aparte de dar funcionalidad sirve como elemento decorativo. En el lado del ventanal hay un gran sofá que da hacia el patio interior del riad y que en nuestro caso usamos para colocar las maletas. Aunque si eres de los que deshace la maleta, hay un armario empotrado gigantesco a la entrada de la habitación.

Como detalle, y ya que el agua del grifo en Marruecos no es potable, te dejan un par de botellas de agua de cortesía en la habitación. Otro punto a favor es que todo estaba perfectamente limpio.

El baño

Al igual que la habitación, los techos son muy altos, de hecho tienen un pequeño tragaluz sobre la ducha que le da mayor luminosidad y encanto al lugar. La estética es muy simple, pero cuenta con pequeños detalles como las lámparas y esos arcos típicos árabes para separar las secciones que te recuerdan en qué país estás. Simple, pero muy bonito.

Vista general del baño de un habitación del riad Dar Nakous en Marrakech

Aparte de la decoración, el baño tenía los amenities que te sueles encontrar en cualquier hotel (gel, champoo, secador...) y por supuesto, todo estaba muy limpio.

El personal

Este fue para nosotros uno de los puntos fuertes del riad. Un trato inmejorable, súper amables, atentos y ayudaban en todo lo que estaba a su alcance. De hecho, se encargaron de ir a la estación de buses a comprar por nosotros dos billetes de bus para ir a Essaouira. Nos ahorraron un montón de tiempo que pudimos gastar en disfrutar de la ciudad.

Hablan perfectamente español, lo que siempre es una ventaja. Aunque eso allí no es demasiado raro, la gente que se dedica al turismo o comercio conoce mil y una lenguas.

El desayuno

Los desayunos estaban riquísimos, aunque esto fue la tónica general de todo el viaje. Pese a que había pequeñas variaciones de un día para otro, la base era similar todos los días. Te servían unos zumos de naranja naturales, un poco de fruta, yogurt casero y una selección de bollos, bizcochos, crepes, panes y tortas bereberes que se acompañaban de varias mermeladas y mantequilla. Todo riquísimo.

Desayuno en la terraza del riad Dar Nakous en Marrakech Desayuno en el salón del riad Dar Nakous en Marrakech

Para beber, nos servían el mejor té que probamos en todo el viaje, un té bereber receta del pueblo del encargado que estaba tremendamente rico. Este té es diferente del típico té a la menta que sirven en la mayoría de los sitios en Marrakech y para nosotros es muchísimo mejor. Si no eres de té no te preocupes, también te ofrecen café, pero ir allí y no probarlo el té es un sacrilegio.

Conclusión

Es un alojamiento que recomendaríamos sin ninguna duda. Un riad íntimo, tranquilo, bien ubicado, a buen precio y con un gran trato del personal.

Lo bueno: el personal, el desayuno, la decoración, la terraza, la intimidad y tranquilidad.

Lo malo: la segunda vez que fuimos nos tocó una habitación en la planta baja y pese a ser del mismo precio, era peor que la que tuvimos la primera vez en el primer piso.

Datos prácticos

Nombre: riad Dar Nakous.

Dirección: 32 Derb Nakous Riad Zitoun Jdid, Marrakech, Marrakech-Tensift-Al Haouz, 40000, Morocco.

Si quieres ver el mapa en otra pestaña haz clic aquí.

Precio: 44,10 € por habitación doble, desayuno incluido.

Wifi: Sí, gratuito.

Desayuno: sí, con productos naturales y caseros.

Servicios: servicio de desayuno, WIFI gratuita, traslado al aeropuerto (de pago), recepción 24 horas, información turística....

Reservas: se puede realizar la reserva a través de portales conocidos como booking.

Todo lo que he comentado en este artículo es fruto de nuestra experiencia personal y no ha sido distorsionado en ningún momento por nadie ajeno al blog, ni por intereses de terceros. Si os ha gustado la entrada compartidla en las redes sociales y dejadnos un comentario y si no os ha gustado pues haced lo mismo ;).


Índice:

Preparativos e información útil
Diario del viaje
Alojamiento

2 comentarios:

  1. Otro año que cerramos y seguimos sin visitar Marruecos con lo cerca que lo tenemos... Creo que lleva demasiado en la lista, como Escocia y Bélgica que llevamos tiempo con ganas de ir, habrá que ponerle remedio jeje

    La verdad que el Riad tiene una pinta estupenda. Un fuerte abrazo y que 2017 venga cargado de viajes :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué tal José Carlos? Pues la verdad es que seguro que os gustaría. A nosotros nos pasa lo mismo con Escocia y Noruega. Llevamos mucho tiempo con esos viajes en mente, pero todavía los tenemos pendientes...

      Un abrazo y pasadlo bien por Budapest

      Eliminar