lunes, 19 de noviembre de 2018

Próximo destino... ¡Myanmar! Ruta de 15 días

Bagan, Myanmar

¡Nos vamos 15 días de viaje a Myanmar! o, para los nostálgicos ¡Nos vamos a Birmania! Tenemos muchísimas ganas de llegar allí y de disfrutar de sus increíbles pagodas como la Shwedagon en Yangon, de visitar lugares llenos de espiritualidad como la Golden Rock o el Monte Popa, de pasear por los templos y monasterios de las antiguas capitales birmanas en Mandalay y alrededores, de ver atardecer en el puente U-Bein en Amarapura, de maravillarnos con Bagan al amanecer subidos en un globo, de conocer a sus gentes y tradiciones mientras hacemos un trekking por la zona de Kalaw y de ver la pericia de los pescadores del lago Inle. Nos morimos de ganas por llegar allí y vivir una nueva aventura en Asia.

Hacía tiempo que no volvíamos a Asia; desde aquel viaje de 19 días por Vietnam en noviembre de 2018. Pero con este viaje de 15 días a Myanmar por libre volvemos a uno de los destinos que más nos gusta, el sudeste asiático. Hemos oído hablar muy bien de este país, de sus gentes, de la ausencia de turismo masivo que inunda países vecinos como Tailandia, de lugares tan impresionantes como Bagan (un sueño para nosotros). Tenemos la esperanza de ver un país puro, no tan degradado por las "exigencias del turista occidental" como otros que hemos visitado por la zona. Al fin y al cabo es un país que se ha abierto al mundo exterior en los últimos años. Gracias a los cambios políticos y sociales, que por suerte están sacando al país de la dictadura militar que comenzó en 1962, el resto del mundo puede conocer una tierra tan rica en cultura y patrimonio.

Gente de Myanmar

Podremos disfrutar de Myanmar durante 15 días completos, aunque realmente el viaje durará 18 días. Pero si quitamos los días de vuelo para ir y volver al país y la escala larga de unas 8 horas y pico que pasaremos en Dubái, los días efectivos en Myanmar se reducen a 15. Para poder exprimir al máximo los días de vacaciones que nos quedan, tomaremos el vuelo de Emirates que sale el viernes 23 de noviembre por la noche, para estar de vuelta el lunes 10 de diciembre. Lo bueno de viajar en estas fechas es que lo haremos en la temporada seca de Myanmar, recién terminado el monzón. Además de la ausencia de lluvias, las temperaturas en esta época del año no son tan altas como podrían ser en meses como marzo, abril o mayo.

Ruta por Myanmar de 15 días

En este viaje vamos a recorrer los principales puntos de interés de Myanmar en lo que sería la ruta típica que se realiza en este país: Yangon, Mandalay, Bagan, trekking de Kalaw a Inle y el lago Inle. Pese a todo, hemos descartado ciertos lugares que nos llamaban mucho la atención como Hpa-An, una zona kárstica espectacular; Mrauk U, conocida por ser la "Bagan desconocida"; las montañas de los alrededores de Hsipaw o también, las increíbles playas birmanas del Archipiélago de Mergui.

Para agilizar los desplazamientos entre los diferentes destinos hemos optado por cambiar los interminables trayectos en bus por vuelos internos, a excepción del bus nocturno que nos llevará desde Bagan a Kalaw. Los vuelos internos varían desde los 50 € a 100 € por trayecto, dependiendo la ruta y tardan desde media hora a una hora. Sin embargo, los trayectos en bus son mucho más baratos, unos 15 € en autobuses VIP, pero tardan de 6 a 12 horas, dependiendo del destino. Dependiendo de tu presupuesto y el tiempo del que dispongas, puedes optar por un medio de transporte u otro.

Finalmente hemos trazado la siguiente ruta de 15 días por Myanmar, aunque como os decía realmente son 18 de viaje:

  • Día 1: Vuelo Madrid - Dubái.
  • Día 2: Vuelo Dubái - Yangon, visita por la tarde/noche a la ciudad.
  • Día 3: Visita de Yangon.
  • Día 4: Excursión a la Golden Rock.
  • Día 5: vuelta a Yangon, visitando Bago.
  • Día 6: vuelo Yangon - Mandalay a primera hora, visita de Mandalay.
  • Día 7: visita de los alrededores de Mandalay.
  • Día 8: visita de Mandalay y alrededores. Vuelo Mandalay - Bagan a última hora.
  • Día 9: vuelo en globo al amanecer en Bagan. Visita de Bagan.
  • Día 10: Visita de Bagan.
  • Día 11: excursión al Monte Popa y visita de Bagan. Bus nocturno Bagan - Kalaw.
  • Día 12: inicio del trekking Kalaw - Lago Inle.
  • Día 13: Trekking Kalaw - Lago Inle.
  • Día 14: final del trekking Kalaw - Lago Inle.
  • Día 15: visita en barca al lago Inle e Indein.
  • Día 16: excursión a Kakku y visita de los alrededores del Inle en bici.
  • Día 17: visita a los alrededores del Inle. Avión a medio día Inle (Heho) - Yangon. Visita Yangon. Vuelo de madrugada Yangon - Dubái.
  • Día 18: visita de Dubái durante la escala de 8 horas y pico. Vuelo Dubái - Madrid.
Yangon

Dedicaremos un día entero a Yangon, también conocida como Rangún. Es la gran urbe birmana, así como el centro de negocios e intelectual de Myanmar. Lo más famoso y destacado de la ciudad es la gran pagoda Shwedagon. Pero además de este gran icono existen otros tantos lugares que merece la pena visitar como la Pagoda Sule, el barrio chino, los edificios coloniales del centro de la ciudad, los budas de las pagodas Chaukhtatgyi y Ngahtatgyi, o el lago Kandawgyi. Justo en el borde de este lago es donde tenemos nuestro hotel, el Esperado Lake View, desde donde hemos visto que hay unas vistas impresionantes tanto del lago, como de la pagoda Shwedagon.

Yangon, Myanmar
Golden Rock

En Yangon contrataremos un coche con conductor durante dos días para ir hasta la Golden Rock y al día siguiente visitar la ciudad de Bago. En el Monte Kyaiktiyo se encuentra esta enorme roca dorada (Golden Rock) que es uno de los puntos más importantes para los budistas birmanos. La gran roca se encuentra recubierta de oro, gracias a las donaciones que hacen los birmanos (pegando pan de oro) y además se encuentra guardando un equilibrio más que precario. Esa noche dormiremos a los pies del Monte Kyaiktiyo, en el Pepper Garden Resort, para salir al día siguiente directos a Bago.

Golden Rock, Myanmar
Bago

Bago es una de las mejores excursiones de un día que puedes hacer desde Yangon, así que nosotros aprovecharemos el viaje de vuelta a la ciudad desde la Golden Rock para visitarla. Tiene el honor de tener la pagoda más alta del país, la Shwemawdaw Paya. Además de esta pagoda y otros templos, también destacan los budas Myathalyaung y Shwethalyaung, y el monasterio Kya Kha Wain Kyaung, donde cada mañana unos 500 monjes y novicios salen a recoger limosna por la zona. Tras la visita, nos trasladaremos a Yangon donde dormiremos en el hotel Akore Myanmar Life, cerca del aeropuerto, ya que a primera hora del día siguiente tomaremos un vuelo interno hasta Mandalay.

Mandalay

La antigua capital birmana y segundo ciudad en importancia y población del país tiene unos cuantos tesoros guardados. Pagodas doradas como la de Kuthodaw o Mahamuni, monasterios de teca como el Shwenandaw y el Shwe Inbin, talleres de pan de oro, mercados de jade y unas preciosas vistas desde la colina de Mandalay hacen que este lugar sea uno de los puntos imprescindibles de Myanmar. Pero no solo es la ciudad lo que merece la pena, sino también los alrededores. Por eso, pasaremos 2 noches allí, en el Hotel by the Red Canal.

Mandalay, Myanmar
Alrededores de Mandalay
Puente U-bein, Myanmar

Cerca de Mandalay se ubican las conocidas como antiguas capitales birmanas, a las cuales nos intentaremos acercar durante los días que estemos allí. La más próxima es Amarapura, que posea el fotogénico puente de U-Bein, el puente de teca más largo del mundo. Cruzando un pequeño río se llega a Inwa (Ava), que durante su historia ha sido cuatro veces capital y que posea un ambiente mucho más tranquilo que Mandalay, así como ruinas, edificios monásticos y estupas de gran belleza como el monasterio Maha Aungmye Bonzan. Cruzando el río Ayeyarwady se llega a la tercera de estas antiguas capitales birmanas, Sagaing. De este lugar lo que más destaca son las vistas de un entorno rodeado de decenas de estupas que se ven desde lo alto de la colina de Sagaing. Por último, aunque no haya sido capital del país, está Mingun. En esta localidad ribereña se encuentra la que podría haber sido la mayor estupa del mundo, la Mingun Paya (o Pahtodawgyi), pero por desgracia su construcción no se termino. Desde Mandalay, a última hora de la tarde, volaremos a Bagan para disfrutar de la auténtica joya del país.

Colina Sagaing, Myanmar
Bagan

Bagan es uno de los lugares más espectaculares del mundo y al que llevamos tiempo con ganas de ir. De hecho, el primer motivo por el que nos decidimos a ir a este país y no a otro era por visitar este lugar. Bagan es una inmensa llanura salpicada por cientos de templos que han sobrevivido a siglos de abandono, terremotos, saqueos... y tras muchos años de espera podremos disfrutar del lugar con nuestro propios ojos. Además, aquí es donde nos daremos el capricho del viaje, ya que haremos un vuelo en globo al amanecer para ver este mágico lugar con los primeros rayos de sol de la mañana. Durante los tres días que estemos aquí nos alojaremos en la zona de New Bagan donde puedes conseguir hoteles con una buena relación calidad precio como el Amata Garden Resort Bagan, en el que nos alojaremos.

Bagan con globos, Myanmar
Monte Popa

Durante los días que estemos en Bagan, nos escaparemos una mañana para visitar el mítico Monte Popa. Este lugar tiene una grandísima importancia para el culto nat, ya que es aquí donde se dicen que viven los 37 nats (espíritus). El templo de Popa Taung Kalat (al que mucha gente le llama directamente Monte Popa) está construido en la falda de un volcán extinto y para llegar a él hay que subir nada más y nada menos que 777 escalones, aparte de esquivar a los monetes ladronzuelos que merodean por el camino. Pese a todo, seguro que el esfuerzo merece la pena. /p>

Trekking desde Kalaw hasta el lago Inle

La noche del último día en Bagan tomaremos un bus nocturno que no llevará hasta Kalaw, donde intentaremos descansar una horas en el Dream Villa Hotel, antes de comenzar un estupendo trekking de 3 días hasta el lago Inle. Cuando estuvimos en Vietnam hicimos también un trekking de 3 días por la zona montañosa de Sapa y nos encantó, así que cuando descubrimos esta posibilidad en Myanmar, no lo dudamos. Durante estos días tendremos un contacto más directo con la cara más rural de este país, con las etnias palaung, danu, pa-o, taung yo y danaw; sus costumbres, sus tradiciones... incluso dormiremos en sus casas. Para hacer esto, lo más recomendable es hacerlo con una agencia local, en nuestro caso lo haremos con Ever Smile, ya que tenemos buenas referencias suyas de unos amigos que hicieron una ruta similar este mismo verano.

Lago Inle

El último destino del viaje será el famoso lago Inle. Es un lago lleno de vida y magia en el que las casas y templos se han construido sobre pilotes sobre el agua, las huertas son jardines flotantes y los pescadores intha muestran su maestría en el oficio y equilibrio remando con una de las dos piernas. La mejor forma de visitar el lago Inle es hacerlo con una barca. Al fin y al cabo, es en el propio lago donde se desarrolla toda la vida de la zona. Las dos últimas noches del viaje las pasaremos relajándonos aquí, en el Spring Lodge Inle, antes de volar de vuelta a España.

Lago Inle, Myanmar
Kakku

Una de las mañanas que pasemos en el lago Inle aprovecharemos para escaparnos a Kakku para visitar su increíble bosque de 2478 estupas. Una excursión perfecta de una mañana que posiblemente combinemos con alguna ruta en bici por la tarde. Sin duda, esto será una buena guinda para el viaje antes de volar a Yangon y desde allí de vuelta a España.

Dubái

De madrugada cogeremos el vuelo de vuelta a España, pero en esta ocasión haremos una escala en Dubái de de 8 horas y 45 minutos, que aprovecharemos para visitar lugares pendientes que nos vimos la anterior vez que hicimos una escala larga allí. Tenemos varias posibilidades como pasear por sus zocos, navegar con un abra tradicional o dar un paseo en barco por Dubái Marina. Aún no lo tenemos decidido, pero cuando estemos allí optaremos por una cosa u otra.

Abras en el Dubai Creek

Al igual que en anteriores ocasiones, viajaremos cubiertos con un seguro IATI por lo que pueda pasar, mejor no arriesgar. Recordad que si contratáis vuestro seguro a través del siguiente enlace tendréis un descuento del 5%. Además, nos ayudáis a nosotros a continuar con este proyecto.

Como siempre, intentaremos teneros al tanto del viaje por la redes sociales con el hashtag #NotasMyanmar tanto en Instagram, Twitter, como en Facebook. Aunque no tienen demasiada buena fama las conexiones de este país, haremos lo que podamos.


Si os ha gustado la entrada compartidla en las redes sociales y dejadnos un comentario y si no os ha gustado pues haced lo mismo ;).



Índice:

Preparativos e información útil
  • Próximo destino... ¡Myanmar! Ruta de 15 días

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Qué ver en Petra el segundo día y el espectáculo Petra by night (con mapa)

Panoramica desde el Altar de los Sacrificios

La antigua ciudad Nabatea de Petra es mucho más que el Tesoro. Existen otros monumentos y puntos destacados que bien merecen una visita. Además, los senderos a recorrer para alcanzar casi todos ellos discurren por paisajes que os dejarán boquiabiertos. Es difícil abarcarlos todos en un solo día, por eso nosotros le dedicamos dos días a Petra, para poder recorrer este lugar declarado patrimonio de la UNESCO como se merece. En el siguiente relato os contamos cómo pasamos nuestro segundo día, negociando con “las mafias” para subir a uno de los miradores del Tesoro, cómo nos perdimos para llegar al Altar de los Sacrificios por una ruta “no oficial”, cómo recorrimos sitios menos conocidos de Petra, el atardecer desde el Altar de los Sacrificios y finalmente, el espectáculo Petra by Night.

Hoy era nuestro segundo día en Petra. Ayer nos habíamos pegado el madrugón para poder contemplar el Tesoro sin las hordas de gente que lo abarrotan, así que hoy nos lo tomamos más relajado (aunque tampoco mucho). Desayunamos en el hotel y a las 7:30 estábamos en la puerta. Había más gente que a las 6:30 pero tampoco algo exagerado.

El Siq y el Tesoro de Petra

Entrada Petra Detalle Canalizaciones Siq Nos acercamos al Tesoro

Hicimos el camino por el Siq tranquilos, disfrutando de las serpenteantes formas del valle y descubriendo figuras talladas que con las prisas el día anterior ni habíamos visto. Llegamos al Tesoro a las 8:30. No había demasiada gente, aunque sí que se notaba que los beduinos ya habían llegado con los camellos y algún burrito y las tiendas empezaban a abrir, quitándole parte del encanto. Si vais a estar varios días en Petra, como nosotros, merece la pena madrugar alguno de ellos y disfrutar de El Tesoro en silencio y casi soledad.

Caminando por el Siq Interior Detalles de estatuas en el Siq Exterior
Entrada al Tesoro de Petra Detalle de camello en el Tesoro de Petra

Mirador alternativo del Tesoro de Petra

El Tesoro de Petra desde el mirador

Pasamos unos minutos haciendo fotos y disfrutando del lugar mientras decidíamos qué ruta comenzar. El día anterior habíamos subido al mirador situado en lo alto del Siq a la derecha del Tesoro y desde allí habíamos visto que en la ladera izquierda había otro mirador, aunque nos habían avisado de que una "mafia" de jóvenes cobraba por llevarte hasta allí. Al ser temprano, intentamos subir esperando que los chavales no hubiesen madrugado, pero según nos acercamos varios jóvenes, alguno muy niño, nos abordaron y pidieron 15 JOD (18,50 € al cambio) por subir. Además dijeron que estaba prohibido el acceso si no era acompañado con uno de ellos. Tras una dura negociación y al juntarnos con otras dos parejas que también habían intentado subir, nos dejaron el precio en 5 JOD (unos 6,20 €) por pareja así que accedimos ya que veíamos muy difícil pasar de otra manera. La subida duró 5 minutos y cuando llegamos arriba el chico nos "abandonó" indicándonos dónde estaba el mirador y que si a la vuelta queríamos subir al Altar de los Sacrificios podíamos tomar un camino alternativo que salía desde allí.

El Teatro de Petra desde el mirador Alberto y Lena en el mirador del Tesoro de Petra

Las vistas de El Tesoro desde este mirador también son preciosas pero, a nuestro parecer, el mejor mirador seguía siendo el que habíamos visitado el día anterior. La vista desde allí es mucho mas picada y asomarse puede dar algo de vértigo, pero la belleza del lugar merece la pena. Además desde allí, entre la pequeña rendija que dejan las paredes del Siq, se puede ver hasta el Teatro tallado sobre la roca. Como en otros lugares, hay un café donde tomar alguna bebida, pero a diferencia del otro mirador no era obligatorio tomar algo para llegar hasta la mejor vista.

Camino al Altar de los Sacrificios

Perdidos camino del Altar de los Sacrificios Foto de grupo desde lo alto del Siq

Mientras estábamos en el mirador hicimos migas con una pareja formada por un chico italiano (Alberto) y una chica francesa (Lisa) que eran un encanto. Hablaban muy bien español porque habían veraneado mucho en España, así que decidimos subir juntos hasta el Altar de los Sacrificios. Comenzamos a andar por donde creíamos que nos había indicado el chaval bereber, pero pronto nos dimos cuenta de que no íbamos por el camino correcto, teníamos que cruzar a la siguiente colina pero no encontrábamos el paso, estaba claro, NOS HABÍAMOS PERDIDO!! Al final, tras unos cuantos minutos andando, encontramos una escalera tallada en la roca y, quizás de forma algo temeraria, logramos cruzar y subir a lo alto de la colina. Seguíamos perdidos, pero las vistas del Siq desde allí eran espectaculares. Tras una pequeña caminata, a lo lejos vimos una gran bandera jordana. En la entrada anterior os comentamos que en todos los miradores hay pequeños cafés, bueno, pues todos ellos tienen una bandera jordana localizándolos. ¡Eso significaba que habíamos encontrado el camino!

Panorámica del Siq exterior Tomando te con vistas al Siq

Ya mas tranquilos y ubicados, nos tomamos un rico té con menta en el café antes de proseguir la marcha. Merece la pena pararse en un café de vez en cuando y disfrutar de un rico té, además, los precios no son nada caros y las vistas son espectaculares.

El Altar de los Sacrificios

Altar de los Sacrificios

Como no queríamos volver a perdernos, preguntamos el camino hacia el Altar de los Sacrificios y poco después, llegamos allí. Este lugar situado en lo alto de la montaña, es la zona de culto más grande y destacada de Petra. Se cree que allí se realizaban importantes ceremonias religiosas que incluían diferentes rituales como el sacrificio animales, de ahí su nombre.

Alberto y Lena en el mirador del Altar de los Sacrificios

Pero si algo es espectacular en el Altar de los Sacrificios es el mirador que se encuentra unos metros más adelante, sin duda uno de los mejores miradores de Petra. Desde aquí se tiene una estupenda panorámica del Siq exterior y de las Tumbas Reales. Merece mucho la pena sentarse y disfrutar de las vistas al menos unos minutos.

Del Altar de los Sacrificios a Qasr el-Bint

Inicio de la ruta larga de descenso Escalera en la ruta de descenso del Altar
Salón del Jardín de Petra

Para llegar al Altar de los Sacrificios hay varios caminos, pero los principales son los que suben por una gran escalera tras la Calle de las Fachadas y la que sale desde Qasr el-Bint. Como preveíamos que se nos estaba haciendo tarde y cerca de Qasr el-Bint se encuentran los restaurantes de Petra, optamos por esta última opción. Creo que elegimos el camino correcto, ya que las vistas durante la bajada son espectaculares y como la mayor parte de la gente lo suele hacer de subida, se pierde este espectáculo. A lo largo de la ruta encontramos varios puntos de interés como el Salón del Jardín (una cámara cuya entrada está decorada con dos grandes columnas y que se pensaba que en su entrada había un gran jardín que se regaba gracias a una cisterna cercana), el Triclinium Colorido (una tumba donde destaca el color natural de la roca interior) o la Tumba del Soldado. Ninguna de ellas goza de la espectacularidad del Tesoro, el Monasterio o las Tumbas Reales, pero hacen que el sendero sea mucho mas interesante.

Alberto en el Salon del Jardin de Petra
Vistas desde la ruta de descenso del Altar Triclinium colorido de Petra
Tumba del soldado de Petra

Cuando llegamos a Qasr el-Bint eran las dos y media y, aunque nosotros teníamos comida, Lisa y Alberto no tenía nada así que entramos en el restaurante Nabataean Tent. Allí ofrecen un buffet libre por unos 7 JOD (unos 8,60 €) que nos dijeron que no estaba mal. También hay una serie de mesas corridas donde comer al cobijo del implacable sol. Dentro de Petra hay una segunda opción para comer: el restaurante Crown Plaza Basin. Está situado a pocos metros del anterior y allí se sirve también un buffet que parece de mejor calidad pero mucho mas caro.

Rutas poco transitadas en Petra

Grupo de tumbas en la ruta Umm Al-Biyara

Al terminar de comer, cada pareja tomamos una dirección, ellos iban a subir al Monasterio y nosotros, que ya habíamos estado allí, decidimos tomar otro camino: la pista número 5 hacia Umm al-Biyara. Estuvimos recorriendo la zona un par de horas intentando encontrar una serie de tumbas que habíamos visto desde lo lejos. Finalmente las encontramos, aunque estaban mucho más erosionadas de lo que pensábamos. Por el camino subimos varias colinas desde las que tuvimos unas vistas preciosas del Siq exterior, pasamos delante de varias casas de beduinos y charlamos con algunas niñas que, emocionadas al vernos, corrieron hasta nosotros para que les diésemos algo dulce. Consejo: Aunque resulta muy duro negarse, no es recomendable dar chucherías o chocolate a estos niños ya que al no tener una buena higiene bucal todo ese azúcar les provoca caries y muchas problemas dentales. Además, dándoles dinero u otras cosas, asocian que consiguen más pidiendo al turista que yendo al colegio y suele ser uno de los motivos principales por los que los niños dejan la escuela. Por cierto, tenéis este recorrido marcado en el mapa del final del post.

Caminando por la ruta Umm al-Biyara Vistas en la ruta Umm al-Biyara
Panoramica de las Tumbas Reales de Petra Vistas subiendo por la ruta Umm al-Biyara

Cuando comenzamos el camino de regreso ya eran las cinco de la tarde. Como teníamos un plan especial para pasar el atardecer, subimos rápidamente a ver el Templo de los Leones Alados, aunque se encuentra casi es su totalidad en ruinas. También pasamos por la Iglesia Bizantina, donde se encuentra un precioso suelo de mosaico, y subimos hasta la Iglesia Azul, cuyo nombre proviene de las cuatro columnas del mismo color que casi es lo único que permanece en pie de ella.

Gran Templo de Petra Templo de los Leones Alados de Petra
Mosaicos de la Iglesia Bizantina de Petra Columnas de la Iglesia Azul de Petra

Atardecer en el Altar de los Sacrificios

Nuestro plan para el atardecer era pasarlo en el mirador del Altar de los Sacrificios, ya que habíamos leído que cuando el sol se pone ilumina las Tumbas Reales tiñéndolas de un precioso color dorado. Al llegar a la escalera que sube hasta el mirador y que se encuentra junto a la tienda "Why not shop" ya era algo tarde, pero decidimos jugárnosla y subir. Una pareja nos había dicho que se tardaba mas o menos una hora así que subimos lo más rápidamente posible para que no se nos hiciese demasiado tarde. 15 minutos después estábamos en lo alto de la colina, eso sí, ¡menuda sudada! ¡nos faltaba el aliento!.

Subiendo la escalera camino al Altar de los Sacrificios Subida al Altar de los Sacrificios

En lo alto aún quedaban algunas personas, aunque casi todas estaban yéndose. Pese a todo, nos acercamos al mirador y nos tomamos un té mientras disfrutamos de la preciosa puesta de sol sobre Las Tumbas Reales en total soledad.

Atardecer desde el Altar de los Sacrificios

A las seis y media comenzamos el descenso ya que, además de que nos íbamos a pasar de la hora de salida, bajar la escalera a oscuras se nos antojaba imposible. En apenas 10 minutos estábamos en el camino principal y poco después en El Tesoro. Allí aún había gente, aunque empezaron a echarnos ya que estaban comenzando a colocar las velas para el espectáculo Petra by night que comenzaba a las 20:30.

Atardecer en el Tesoro de Petra Preparativos en el Siq del Petra by Night

Los farolillos del espectáculo Petra by night

Tesoro de Petra con gente iluminado en el Petra by Night

Las entradas del Petra by night se compran a parte, no están incluidas ni en la Jordan Pass ni en la entrada normal de día, por lo que al llegar al centro de visitantes nos acercamos a las taquillas para comprarlas. Su precio no es nada barato, nada menos que 17 JOD (uno 21 € al cambio) por persona, pero desde el primer día teníamos mucha ilusión por verlo así que ni lo dudamos.

El espectáculo Petra by night consiste en un paseo nocturno hasta El Tesoro iluminado únicamente por unos 1500 farolillos que se extienden a lo largo del camino. Esta cálida y tenue luz da un aspecto mágico al entorno y lo convierte en una visita única. Sólo se realiza tres días a la semana: Lunes, miércoles y jueves y dura desde las 20:30 hasta las 22:30. Tenéis todas la información sobre el espectáculo en la web de turismo de Jordania.

Siq iluminado en el Petra by Night Caminando por el Siq Interior durante el Petra by Night

En la taquilla nos dijeron que llegásemos sobre las 20:30 así que aprovechamos para cenar y antes de la hora estábamos en la puerta. Para nuestra sorpresa la puerta ya estaba abierta y muchísima gente ya desfilaba por el camino tenuemente iluminado por la luz de la velas. La belleza del lugar sumada al romanticismo que le aportaba la ambientación cálida de los farolillos, hacía que el trayecto fuese mágico. Sólo había un pero, que había demasiada gente y empañaba un poco el momento. Sin lugar a dudas teníamos que haber llegado mucho antes. Al llegar a El Tesoro, cientos de velas dejan entrever su belleza, una escena preciosa. Poco después de entrar, un señor te indica un lugar donde sentarte para disfrutar del espectáculo. Ya había muchísima gente sentada así que nos asignaron una alfombra al fondo, que se le va a hacer. Pero como no hay mal que por bien no venga, nos colocaron justo al lado de un cartel informativo que nos iba a ser de gran ayuda para hacer fotos, ya que se nos había olvidado el trípode.

Tesoro de Petra iluminado en el Petra by Night

Aproximadamente a las nueve, comenzó el espectáculo. Un beduino contó historias sobre Petra y El Tesoro y luego comenzaron a tocar música tradicional mientras ofrecían un rico té de menta. Una vez que terminaron, encendieron las luces para que todos pudiésemos contemplar la fachada en su plenitud.

En nuestra opinión el Petra by Night es un espectáculo muy recomendable para hacerlo el primer día que se llega a Wadi Musa. Si esa imagen hubiese sido la primera que hubiese tenido de El Tesoro, estoy segura de que me hubiese quedado con la boca abierta, sin embargo, después de haberlo visto tantas veces, pierde algo de magia y si le sumas toooda la gente que allí había pues decae algo más, pero pese a todo, nos gustó bastante y fue un gran colofón para terminar el día.

Conclusiones de dos días visitando Petra

El día de hoy había sido muy largo pero bastante fructífero y nos dio momentos muy bonitos como el atardecer en solitario desde el mirador del Altar de los Sacrificios o la magia del Petra by Night y otros algo mas locos como la negociación con los jóvenes mafiosos de la ruta del mirador del Tesoro o las dos horas que anduvimos perdidos. Pero, en general, la ciudad de Petra nos había conquistado. El Tesoro bien tiene merecida su fama, pero el resto de la ciudad Nabatea esconde muchos otros secretos a su altura como el Monasterio, las Tumbas Reales, el Teatro o los muchos miradores desde los que se tienen panorámicas impresionantes de la orografía del Siq que, sin duda, la han convertido en una de las Maravillas del Mundo Moderno.

En resumen, Petra es algo que hay que ver al menos una vez en la vida y haciendo el esfuerzo de madrugar vais a poder disfrutar de las zonas más icónicas y visitadas casi en soledad, ya que el núcleo grande de turistas (cruceros y excursiones) llegan alrededor de las 9 de la mañana. Si podéis, es muy recomendable dedicarle dos días, así tendréis tiempo para hacer las rutas más destacadas y disfrutar del entorno con más tranquilidad. Si tenéis la oportunidad, haced el Petra by Night antes de visitar la ciudad de día, estoy segura de que ganará muchísimo en espectacularidad y, si podéis, estaría en la entrada lo antes posible, alrededor de las 20, para poder disfrutarlo mejor.


A continuación os dejamos un mapa detallado con todos los puntos de interés que podéis visitar en un segundo día en Petra. En rojo están marcados los que visitamos ese día y en amarillo otros puntos de interés que, o bien no visitamos o lo hicimos el día anterior.

Si quieres, puedes ver el mapa "Qué ver un día en Petra (con mapa detallado)" en otra pestaña.


Si os ha gustado la entrada compartidla en las redes sociales y dejadnos un comentario y si no os ha gustado pues haced lo mismo ;).



Índice:

Preparativos e información útil
Diario del viaje
Alojamiento